iKnife, un bisturí que detecta tejido cancerígeno.

Estamos de enhorabuena, y es que, en uno de los campos que más me llaman la atención, y en el cual estoy centrando mi trabajo de fin de grado y futuro máster, ha habido una gran innovación, y se trata de iKnife, un bisturí inteligente que es capaz de detectar el tejido cancerígeno, y diferenciarlo de tejido sano.

iKnife se ha desarrollado en el Imperial College de Londres, y su principal utilidad es la de poder, en cirugías oncológicas, indicar si el tejido que se procede a cortar es sano o por el contrario cancerígeno, pudiendo así tener una mejor precisión a la hora de extirpar tumores, y evitando cortar gran cantidad de tejido sano, para evitar dejar cualquier posible resto del tumor, como se ha ido haciendo hasta ahora.  iknife_2997114-240

Estamos ante un gran avance, que puede evitar que muchos de los tumores extirpados vuelvan a reproducirse tras la operación por haber dejado algo de tejido cancerígeno, y es que iKnife ha demostrado su eficacia, durante 91 intervenciones realizadas, con un 100% de acierto (que se dice pronto).

Según datos proporcionados por el Imperial College, una de cada cinco mujeres operadas por cáncer de mama necesita una segunda operación para poder retirar todas las células dañadas, ya que el tumor vuelve a reproducirse si se deja alguna de esas células en el interior del organismo, y esto con iKnife parece tener un final cercano.

¿Cómo funciona?

iKnife no es mágico, y como todo en esta vida, tiene una explicación científica. Este bisturí inteligente no es más que un electrobisturí conectado a un espectómetro de masas. Los electrobisturís, por norma general, transforman corriente eléctrica en calor para cortar tejido, y en este proceso, se genera una cantidad elevada de humo, que hasta ahora era retirado por los extractores del quirófano.

Zoltan Takats, inventor de iKnife, de profesión químico, intuía que ese humo generado podía contener información interesante acerca del tejido cortado. Conectado el electrobisturí al espectrómetro de masas se puede detectar que sustancias químicas aparecen en diferentes muestras de tejido, otorgando valiosa información, ya que los distintos tipos de células de nuestro organismo producen metabolitos de manera diferente en relación al tipo de célula que estemos observando, en eso se basa iKnife.

El primer paso fue crear una especie de colección de muestras (302 en concreto), de diferentes tipos de cánceres humanos, y otra elevada cantidad de muestras de diferentes tejidos no cancerosos. Esta galería de muestras es la que utiliza iKnife para determinar frente a que tipo de muestra estamos….¡en solo 3 segundos! (frente a la media hora que puede tardar analizar una muestra en laboratorio, y durante ese periodo el paciente sigue en la mesa de operaciones)

El segundo paso, fue en quirófano, y como hemos dicho anteriormente, en 91 operaciones la fiabilidad de iKnife fue del 100%.

Problemas que soluciona iKnife

cirugiaiKnife surge para tratar de solucionar uno de los principales problemas en la extirpación de tumores sólidos, lo difícil que es diferenciar tejido sano y canceroso en una mesa de operaciones, de hecho, es imposible a simple vista, y lo que se viene haciendo es cortar “x” parte del tejido enfermo, mandarlo a analizar, esperar media hora con el paciente aún dormido en la mesa de operaciones, y analizar los resultados. Si los resultados muestran que ese fragmento de tejido es aún canceroso, se sigue cortando y se amplia la zona extirpada, y por esto mismo, muchos médicos optan por extirpar una zona extra al supuesto tejido enfermo, extirpando con ello tejido sano.

“Lo que cualquier cirujano quiere es eliminar la menor cantidad de tejido posible y, al mismo tiempo, asegurarse de que no quede ningún resto de cáncer”, indicó Lord Darzi, profesor de cirugía del Imperial College , algo que hasta ahora, aunque se trataba de hacer, no era posible con una alta fiabilidad.

iKnife llega para poder detectar, en tiempo real en la mesa de operaciones (lo cuál aún no es posible, pero ya están trabajando en ello), si el  fragmento de tejido que se procede a extirpar es sano o no, evitando por un lado la extirpación de tejido sano, y por otro, dejar restos de tejido maligno que pueda favorecer la nueva propagación del tumor.

Personalmente, lo considero un gran avance que puede evitar muchas recaídas y segundas operaciones, con todo lo que ello lleva. Espero que en breve este utensilio se vuelva común en una mesa de operaciones y pueda ayudar a aumentar el éxito en las extirpaciones de tumores sólidos.

Anuncios

Acerca de Javier Fernández Díaz

Aprendiendo siempre cosas nuevas. Pasión por la ciencia.

Publicado el 27 julio, 2013 en Popurri, Salud y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: