La chispa de la vida y las propiedades emergentes

“Un término usado en ciencia, teoría de sistemas, filosofía, urbanismo e incluso arte, las “propiedades emergentes” o “emergencias” se refiere a esas propiedades que surgen del funcionamiento colaborativo de un sistema, pero no pertenecen a ninguna parte de él. En otras palabras, las propiedades emergentes son las de un grupo que no resultan posibles cuando cualquiera de los elementos individuales actúa solo. Las ciudades, el cerebro, las colonias de hormigas y los sistemas químicos complejos, por ejemplo, exhiben propiedades emergentes que sirven para ilustrar el concepto.”

Las propiedades emergentes definen la vida.

“La chispa de la vida” es un término que siempre he tenido en cuenta, por desgracia conocido normalmente gracias a los anuncios (hipócritas, ya hablaremos de esto) de Coca-Cola, pero creo que se le puede sacar mucho jugo a ese término, y es que sin duda, hace falta una chispa para la vida, una chispa de magia, que se puede llegar a reducir a una propiedad emergente.

Podemos encontrar propiedades emergentes en cualquier situación o sujeto relacionado con la vida. Partiendo desde la creación misma de vida. Ya hace muchos años se intentó, y se ha seguido intentando sin resultados, crear vida de forma artificial. ¿Cómo? Tratando de recrear las condiciones en la que suponemos que se formó, como preparar una receta de cocina. Si sabemos y disponemos de todos los elementos de los que está formada la vida…¿Porqué no podemos recrearla? ¿Qué nos lo impide? Es ese algo, esa magia, esa especie de pila o procesador invisible que guía y orienta todos los procesos metabólicos de un ser vivo, como si de un ordenador se tratase, ese algo que me fascina desde hace años.

No puedo evitar, al pensar en este tema, que no sabemos nada, a pesar de lo mucho que creemos que sabemos. El cerebro, una de las cosas más complejas que creo que existen actualmente, en realidad no es tan complejo si se mira en una disección. Una masa de neuronas conectadas, con otro tipo de células que soportan a las neuronas, vasos sanguíneos que las riegan…hasta ahí es sencillo, pero que es lo que hace, que cada humano, teniendo un cerebro diseñado bajo el mismo modelo, ¿actúe y piense diferente? Si nosotros tuviésemos la capacidad de crear cerebros artificiales, tened por seguro que todos actuarían de la misma manera frente a una determinada situación, al igual que sucede hoy con móviles, ordenadores, robots, coches…

Editado (02/10/2013): Tal y como comenta nuestro compañero Ángel ,el cerebro no se puede decir que esta diseñado bajo un mismo modelo, porque aunque es así en el momento de la gestación, la capacidad de cambio y alteración de este organo en base a nuestras experiencias y aprendizajes, es tan elevado que su estructura “final” (digamos final a la estructura que tiene en el momento de ser observado) se aleja del modelo creado genéticamente, lo cual explica las diferentes actuaciones de cada uno de nosotros.

Todo, absolutamente todo lo que nosotros creamos, funciona de manera simple con un sistema de receptores-efectores. Los receptores reciben determinadas variables externas e internas, y los efectores están preparados para responder a esas variables de una forma mecánica. Para hacernos una idea, un altavoz, está diseñado para que cuando tu le subes el volumen, el altavoz suene más fuerte, y eso es así siempre ( a no ser que se estropee). Pero la vida y todos sus procesos no funcionan igual, diseñados todos bajo un mismo modelo, todos funcionan ligeramente diferente, y eso, para mí, es la verdadera esencia de la vida, el saber que no estamos programados para responder de forma automática, el poder huir, de cierta manera, de nuestro control químico / hormonal que nos determina que hacer en cada momento, y cuando entramos en esta parte del tema, no puedo evitar poner de ejemplo el suicidio.

El suicidio en mi opinión es lo que mejor ejemplifica que tenemos cierto libre albedrío, el mejor ejemplo para afirmar que podemos escapar de ese control químico y automático de sistemas receptores-efectores. Nada, automáticamente nada en la evolución y se puede observar en todas sus diferentes creaciones, llevaría hacia todo lo contrario por lo que la “vida” ha luchado tanto, el mero hecho de vivir, pero nosotros podemos.

Las propiedades emergentes las encontramos a todas las escalas que conocemos, y el caso más sencillo es el de un reloj. La suma de las piezas de un reloj no da la hora, pero el reloj en si, lo hace. La diferencia es que el reloj ha sido diseñado por un humano inteligente, que conoce cómo interactúan diferentes piezas, y como llegar a un objetivo final. Pero…si cogemos todas las piezas que forman dicho reloj, y las dejamos dentro de una caja, sin mayor alteración…¿acabará dando lugar a un reloj que da la hora? Eso es la magia de la vida, ya que la vida no tiene ingeniero alguno, es sorprendente y a la vez espeluznante, todo lo complejo que somos…mucho más complejo de lo que somos capaces de crear actualmente…¿y se ha formado fortuitamente? No me atrevo a decir que ha sido azar, pero no puedo decir que haya sido lo contrario. ¿Estaría bien afirmar que todo es cuestión de azar, ya que ha habido tiempo y circunstancias cuasi infinitas? Pero…si dejamos las piezas del reloj en la caja y esperamos millones de años y la ponemos en millones de sitios diferentes…¿se formará el reloj? Lo dudo mucho, por eso mismo dudo mucho que la vida sea azar.

Editado (02/10/2013): Tal y como comenta de nuevo, muy correctamente nuestro compañero Ángel , no es comparable las piezas de un reloj, que tienen nula capacidad de por si solas, relacionarse e interactuar con otra pieza, en relación a moléculas orgánicas que tienen la capacidad intrínseca de relacionarse, formar estructuras, cambiar, e interactuar a lo largo del tiempo. Un muy buen apunte, tendríamos que buscar otra analogía que diese pie a dicho argumento.

Sea como sea, doy gracias a la “chispa de la vida”, a las propiedades emergentes, al azar, a la ingeniera invisible llamada “madre naturaleza”, porque gracias a una, o a la suma, o a la propiedad emergente derivada de la suma de los términos anteriores, puedo estar ahora mismo preguntándome estas cosas, disfrutando del principio de la conservación de la ignorancia: “cada respuesta da más preguntas”, y es que, hay acaso algo mejor, ¿que saber que las preguntas no terminarán nunca? Creo que para los curiosos, la respuesta es no, y es que es un principio, que no tiene final.

Un saludo compañeros de reflexión.

Javier Fernández.

Definición inicial extraída de : http://www.ehowenespanol.com

Anuncios

Acerca de Javier Fernández Díaz

Aprendiendo siempre cosas nuevas. Pasión por la ciencia.

Publicado el 1 octubre, 2013 en Reflexiones científicas y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Una entrada muy profunda compañero. El origen de la vida es algo que fascina a cualquiera que se pare a pensar en ello y ha provocado no pocos quebraderos de cabeza.

    He de decirte que me ha gustado la entrada, aunque hay algunas cosas que no comparto como por ejemplo cuando hablas de por qué el cerebro, pese a que tiene una estructura anatomo-histológica similar, es capaz de hacer que cada persona actue y piense de forma distinta. Bien, no nos podemos olvidar que el cerebro humano es un órgano que está en constante desarrollo y cuyas conexiones neuronales se crean y destruyen a lo largo de toda nuestra vida en función del ambiente al que nos expongamos. Es, por tanto, un órgano muy dinámico, cuyo mayor desarrollo se produce después del nacimiento y no una estructura fija con una función determinada.

    Otra de las frases con la que tampoco estoy muy de acuerdo es esta: “Pero…si dejamos las piezas del reloj en la caja y esperamos millones de años y la ponemos en millones de sitios diferentes…¿se formará el reloj? Lo dudo mucho, por eso mismo dudo mucho que la vida sea azar.”
    Esta frase me recuerda un poco a la teoría del diseño inteligente. La diferencia entre las piezas de un reloj y, por ejemplo, una molécula biológica es que estas últimas tienen la capacidad de establecer relaciones con otro tipo de moléculas, debido a sus características fisico-quimicas, mientras que las piezas de un reloj no. Además, algunas de estas moléculas tienen actividad catalítica intrinseca (como por ejemplo las ribozimas); algo que, si se dejara durante millones y millones de años, quien sabe, podría dar lugar a otras formas que a lo largo del tiempo favorecieran el origen de la vida.

    Entiendo que esa “chispa de la vida” a la que te refieres es algo que se nos escapa y que de una forma u otra ha favorecido la aparición de la vida en nuestro planeta. Al igual que puede resultar dificil pensar que la aparición de la vida se deba al azar, también (al menos a mí) me resulta complicado pensar que la vida sea el resultado de un plan preestablecido, y mucho menos que la finalidad de ese plan sea la aparición ser humano. ¿Por qué sino esperar tantísimos millones de años? ¿Con qué finalidad?

    En fin, distintos puntos de vista de un mismo problema que sigue y seguirá fascinandonos.

    ¡Un saludo! 🙂

    Me gusta

    • ¡Sin palabras Ángel!

      Muchísimas gracias por comentar, eso primero. Vayamos al tema en cuestión…me acabo de poner de tu punto de vista y no puedo más que darte la razón. Ahora lo releo y me doy cuenta (hasta no leerte no lo vi fundamental) en la gran diferencia que radica entre unas piezas de un reloj, y unas moléculas…ahora que lo dices no puedo hacer más que tirar piedras sobre mi propio tejado, pero el objetivo es aprender y sin duda, la siguiente vez, buscare una analogía mejor.

      Y lo del cerebro…si, en parte no puedo más que volver a darte la razón, es cierto que al formarse no únicamente partiendo del diseño genético…si no en base a nuestras experiencias y diversos aprendizajes…mi “argumento” pierde sustento ya que deja de ser un mismo modelo….

      ¡Gracias de nuevo por hacerme aprender!

      ¡Un abrazo! =)

      Me gusta

  2. Buenas Javi!

    Al fin he entrado aquí y he podido comprobar el excelente trabajo que tanto tú como Adri estáis haciendo. De ahora en adelante estaré mucho más atento a las publicaciones que realicéis.

    Me parece prticularmente interesante este post, pues el término “chispa de la vida”, pegadizo e indicado a la vez, es perfecto para definir ese “plus”, ese añadido a la suma de las partes que componen el ser humano si, como explicas, hablamos de libre albedrío, pensamientos abstractos, recuerdos, etc, funciones realmente sorprendentes llevadas a cabo por la suma de elementos y la emergencia de nuevas propiedades.

    Sin embargo, creo que gran parte de tu escrito hace referencia a una única especie: nosotros, el Homo sapiens (debería estar en cursiva ;), pues, en mi opinión, gran parte de la vida, desde los seres unicelulares hasta la más grande de las secuoyas o los animales más complejos se basan en reacciones prácticamente mecanicistas: observación de peligro – huida, hambre – comer (y todas las acciones necesarias para ello, bastante automatizadas), y otras múltiples acciones propias de la vida. Esta observación se hace más patente a nivel de fisiología y biología molecular: ¿acaso los órganos, las células, las moléculas no actúan como pequeñas máquinas sujetas a las leyes de acción – reacción, propias de las invenciones del ser humano? Con ello no quiero decir que sean equivalentes; una mosca es mucho más compleja que cualquier diseño del hombre, pero no es en cierta manera una pequeña máquina, aunque presente las propiedades de la vida? Los vertebrados más complejos, como los mamíferos superiores, sí presentan un cierto comportamiento independiente de las leyes de la física y la química, pero la inmensa mayoría de seres vivos se comportan, en cierta forma, como máquinas.

    Un saludo y aclaro que no critico tu punto de vista, sino que añado el mío para poder debatir sobre lo apasionante de la vida.

    MNN

    Me gusta

    • ¡Encantado de leerte por aqui y más con comentarios como el de Jeholornis!

      A ver, primero de todo, puedes criticar mi punto de vista, que para eso estamos, así que por eso no te preocupes. Es cierto, que como ya verás en una futura entrada, yo considero que somos de los pocos animales que podemos huir de esas acciones tan mecanicistas, y estoy de acuerdo totalmente en el caso de la célula, por ejemplo, no es más que un mecanismo automatizado de acción-reacción. Por ese mismo motivo no considero inteligentes a los organismos vegetales, pues no hacen más que actuar tal y como sus receptores indican, pero en el caso de la mente (que yo he extrapolado al origen de la vida, como son dos cosas “inexplicables”), es algo diferente, es único, potente, y sorprendente, mágico…

      No puedo más que darte la razón en que he enfocado el texto hacia las clases superiores, cosa que debería haber especificado, pero por suerte, veo que he conseguido transmitir lo que quería, esa idea de “magia”, que siempre rodea todos los procesos naturales más complejos.

      ¡Un saludo y muchas gracias por pasarte y comentar, de verdad!

      Me gusta

  3. Emilio Molina

    http://weirdnews24.com/evolution-of-complexes-from-lego-bricks-in-a-washing-machine/

    Como programador, mi concepto de la emergencia está íntimamente ligado a efectos como el de la Hormiga de Langton (una programación comportamental extremadamente simple que, al llegar a cierto número de pasos, desarrolla un comportamiento aparentemente más complejo que no estaba en su programación inicial), mezclada con capas y capas y capas y capas de brutales interconexiones no lineales entre parámetros que “racionalmente” no tendrían por qué estar relacionados, pero que por mutaciones azarosas lo han acabado estando.

    Recuerdo con cariño cuando, programando a unos malvados soldados soviéticos para que se buscaran a nuestro héroe por unas escaleras y subieran para intentar atraparle, por un pequeño error de programación se volvían muy cobardes y huían de él en cuanto lo tenían cerca. Es difícil pensar el montón de posibilidades que trillones de átomos “magnetizados” para interactuar entre ellos, han tenido durante eones y eones a lo largo de la historia de la Tierra (y ya ni hablamos de en otros lugares).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: