Le diagnostican cáncer terminal. Le aplican el Liverpool Care Pathway. Una autopsia dice que no tenía cáncer. ¿Qué ha pasado?

Hace menos de 24 horas se ha publicado en el DailyMail una noticia que me ha chocado enormemente, traduzco (con libertad, porque vaya redacción más repetitiva y pesada) y comentamos después.

“Nuestra madre fue erróneamente diagnosticada de cáncer – entonces la dejaron morir“: La familia reclama que la autopsia post-mortem no mostró signos de cáncer y que murió de neumonía y de desnutrición en el hospital.

  • Los médicos dijeron a la familia de Margaret Hesketh que estaba llena de tumores.
  • Los familiares dicen que la pusieron en tratamientos para “moribundos” (Liverpool Care Pathway)
  • La suministración por gotero de hidratación y nutrición fue retirada seis días antes de su fallecimiento

Los médicos han sido acusados de dejar morir a una mujer después de concluir erróneamente que tenía cáncer terminal. Los médicos dijeron a la familia de Margaret Hesketh que era poco lo que podían hacer por la paciente de 70 años de edad, que tenía muchos tumores. Pero los hijos van a reclamar una investigación criminal esta semana tras ver los resultados de la autopsia.

La familia afirma que la paciente fue tratada según el Liverpool Care Pathway, un tratamiento que consiste en dejar morir con dignidad a pacientes desahuciados – según ellos se le retiraron los goteros de hidratación y nutrición seis días antes de morir.

La hija, Karen Masters, de 45 años, dijo: “Quiero una investigación criminal. Quiero que alguien me diga por qué una mujer de 70 años murió de esta manera. ”

La señora Hesketh entró al Royal Albert Edward en Wigan el 28 de octubre del año pasado con úlceras infectadas y síntomas de neumonía. Sus notas médicas remarcaron que estaba en “mal estado de salud general”: era fumadora que sufría de una enfermedad pulmonar y que había tenido un ataque al corazón hace 12 años.

Los médicos descartaron la cirugía para eliminar las úlceras porque temían que no sobreviviría la operación. Diez días después se convocó a la familia para informarles de que un escáner había revelado un cáncer avanzado. Una enfermera, supuestamente,  le dijo a la familia de la señora Hesketh que probablemente a la paciente le quedaban menos de tres meses de vida.

El 19 de noviembre dice la familia que se dio cuenta de que los tubos de alimentación e hidratación de la señora Hesketh se habían retirado y pidieron que se los volvieran a colocar. Según ellos, se les dijo que eso iba a causar sufrimientos innecesarios. Margaret murió seis días después. “Los médicos nos han destruido. Hemos tenido que sentarnos allí y verla morir, sin saber que ella en realidad no tenía cáncer terminal”.

Los hospitales fueron advertidos de eliminar el Liverpool Care Pathway en 2013 después de que salieran a la luz los casos “desgarradores” en las que los pacientes sufrían de deshidratación días antes de su muerte.

El hospital dijo: “Debido a la confidencialidad del paciente, no podemos dar más detalles, pero más información surgirá en la investigación pública, donde habrá una visión más equilibrada de los acontecimientos.”

“Podemos confirmar que desde julio de 2014, Wrightington, Wigan y Leigh NHS Foundation Trust decidieron ignorar el Liverpool Care Pathway con respecto a los pacientes.”

__________________________________________________________________________________________________________________________

Un momento, hay cosas no me cuadran en esta noticia y yo no conocía lo del Liverpool Care Pathway. Vayamos por partes como dijo el editor jefe. El caso sucedió en UK.

Una señora de 70 años acude por una úlcera infectada (visualmente desagradable pero no mortal) y síntomas de neumonía (solo síntomas, no se dice nada más). La veían en un estado de salud bastante malo generalmente y no quisieron operar las úlceras por miedo a la operación. Se le hace un escáner y se informa a la familia de que tiene cáncer, se le aplica el Liverpool Care Pathway que consiste en tratamientos paliativos e intentar que el paciente muera con dignidad (¿quitándole la alimentación?). Según la familia una autopsia no reveló signos de cáncer pero si de neumonía y desnutrición.

article-2364783-1AD4E03D000005DC-66_634x313Encuentro raro que un hospital falle al diagnosticar un cáncer y se desahucie al paciente sin confirmar el diagnóstico por otras pruebas, asunto que trataré al final. Pero lo que más raro encuentro es eso del Liverpool Care Pathway.

Por lo que he estado leyendo el LCP se desarrolló a finales de los 90 para intentar estandarizar los tratamientos paliativos ofrecidos a los pacientes en el estadio terminal. Se buscaba un final breve, sin sufrimiento y con toda la comodidad posible, tanto física como emocional. Si se consideraba terminal a un paciente, se le aplicaba LCP y se eliminaba el tratamiento no paliativo y los procedimientos invasivos para el bienestar del paciente. Claramente esto implicaba un ahorro en dinero, trabajo y sufrimiento, aunque como nada es perfecto, tenía algunas lagunas:

  • No era necesario ningún consentimiento informado para aplicar al paciente el LCP, aunque siempre se debe comunicar la situación al paciente y familiares. Pero teniendo en cuenta la ignorancia en términos médicos de muchas familias, si se recomienda LCP, posiblemente se acepte el LCP. Y la muerte no es algo que se pueda asegurar (a corto plazo)
  • Uno de esos tratamientos paliativos consistía en suprimir el suministro de fluidos y nutrición. Esto no debía ser una opción rutinaria, pero era aceptado si otorgaba algún beneficio o comodidad al paciente.
  • Se pagaba a aquellos hospitales que aplicaban el LCP, esta es una práctica común con todo tipo de tratamientos (farmacéuticas y dinero van muy ligadas), pero esto puede ser el motivo por el cual se aplique LCP a un paciente dudoso, y en toda duda siempre cabe posibilidad de error, un error que cuesta una vida.

Por lo que se ve, la segunda de las lagunas, el camino fácil digamos (sedación y supresión de fluidos y nutrición), fue escogido en algunas ocasiones innecesarias, provocando muertes cuanto menos ilógicas para los familiares. Tras salir los casos a la luz  y en vista de la poca aceptación del LCP (para la opinión pública se ahorra dinero, espacio y trabajo “dejando morir” a pacientes), el LCP dejó de aceptarse oficialmente en 2013. Durante los años que estuvo en marcha, 130.000 pacientes cada año eran tratados con los estándares del LCP. LCPReview

Entiendo pero no comparto el LCP. Es una manera sencilla de ahorrar dinero y trabajo público, a la par que sufrimiento a pacientes terminales. Pero la muerte no es algo que se pueda asegurar con exactitud, incluso en pacientes de cáncer desahuciados con metástasis variadas se han encontrado remisiones espontáneas que terminan con un paciente sano. A algunos pacientes que se les aplicó el LCP finalmente sobrevivieron a este y a la enfermedad, hecho que apoya lo que acabo de comentar. Eliminar el tratamiento a un paciente puede acabar con esas ínfimas (pero presentes) posibilidades de supervivencia, posibilidades que vale la pena intentar conseguir. Creo que con los medios que disponemos ahora, se debe hacer todo lo posible hasta el último momento por el paciente. Sí, eso cuesta dinero, pero también cuesta dinero público muchas otras cosas menos importantes que luchar por la vida de un paciente.

Para concluir, creo que esta noticia es muy delicada, mucho más de lo que lo consideran ellos  diría. Puede sentar precedente. Las autopsias solo se realizan en caso de accidentes o muertes dudosas, aunque a veces los familiares del fallecido pueden solicitarla cuando presumen que ha habido mala praxis. El cáncer es una de las enfermedades más duras que existen y la desesperación se apodera de las personas en esas situaciones. Temo que en la búsqueda de culpables por la muerte de un ser querido, esta noticia sirva de precedente para intentar encontrar culpable en la mala praxis o el mal diagnóstico de la enfermedad. 

Imagino que como humanos los errores existen, pero un cáncer terminal con metástasis no es difícil de diagnosticar a través de diversos métodos de scanning, me extraña mucho que haya sucedido y que la autopsia (que imagino han solicitado a una agencia externa al hospital) no muestre signos de cáncer. No comentan nada de que la autopsia haya encontrado tumores (aunque sean benignos) ni información detallada. Me faltan detalles para una noticia que trata un tema tan delicado.

No sé si nos encontramos ante un intento de los familiares de ganar dinero por indemnizaciones tras la muerte de un familiar o si de verdad es un caso de mala praxis. Intentaré seguir la noticia para ver si las nuevas informaciones encuentran las patas que le faltan a esta…

Anuncios

Acerca de Javier Fernández Díaz

Aprendiendo siempre cosas nuevas. Pasión por la ciencia.

Publicado el 6 abril, 2015 en Cáncer, Salud y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: