Bioneuroemoción: Deformando la epigenética.

Para evitar confusiones, se recomienda leer hasta el final.

Hoy quiero aclarar, de forma breve y concisa, en que consiste la epigenética (que ya comenté ) y por qué su deformación es uno de los pilares de la Bioneuroemoción, “terapia” que ya critiqué aquí.

sum_epigenetica_02La epigenética es una cosa que suena mucho últimamente y cuyo mal entendimiento puede hacer que casi todo pueda explicarse estilo: “Ah, pues por epigenética.” Y eso no es así, y debe aclararse para evitar que puedan apoyarse en la ignorancia en biología o genética de la población media para dar como válidas “terapias alternativas” que ni son terapias ni alternativas.

La epigenética estrictamente es todo aquello que sin implicar un cambio nucleotídico en nuestro ADN es capaz de regular la expresión génica. Para entendernos, nuestro ADN, nuestro código genético, está formado por más de 3 mil millones de nucleótidos, que pueden ser cuatro diferentes, Adenina, Timina, Guanina y Citosina.

Una mutación es un cambio en alguno de esos nucleótidos, por ejemplo, lo que de forma normal era una Adenina pasa a ser cualquiera de los otros tres. Eso dependiendo de donde suceda, puede hacer que un gen que antes producía una proteína, ahora la produzca mal y no sea funcional o hacer que se exprese demasiado, siendo normalmente el resultado de cualquiera de los dos casos la aparición de algún tipo de patología. Si no sabes cómo se produce el paso de ADN a proteínas hice estas entradas para ti.

Pues bien, a diferencia de la mutación, en los cambios epigenéticos no se ve ningún cambio en el código de nucleótidos, ningún cambio en las letras que forman nuestro ADN, pero, por suerte o por desgracia, la expresión ADN se puede regular de muchas maneras. Pueden unirse moléculas al ADN y regular su expresión (metilación) y pueden unirse moléculas a las proteínas que regulan el nivel de compactación del ADN (histonas). Esos dos mecanismos son los dos más comunes en alteraciones epigenéticas y los dos, sin producir cambio alguno en el patrón de nucleótidos de nuestro ADN, producen una reducción o silenciamento de la expresión de un gen. Que mecanismos epigenéticos produzcan una activación es muy poco común.epigenetica2

Desde hace mucho pero especialmente últimamente, y gracias a que se pueden estudiar los dos mecanismos más comunes de modificaciones epigenéticas (un ejemplo lo expliqué aquí), sabemos que muchas enfermedades son debidas o tienen un componente importante epigenético. Generalmente las modificaciones epigenéticas sin mutaciones no son causa directa de enfermedad, suele funcionar así: Una mutación que produce una reducción (no total) en la expresión de un gen, atrae y acaba produciendo modificaciones epigenéticas que, junto a la mutación, terminan produciendo el silenciamiento total del gen. Pero sin mutación no habría habido modificaciones epigenéticas y las modificaciones epigenéticas per se no son capaces de bloquear totalmente al gen. No podemos hablar de modificaciones genéticas y epigenéticas de forma exclusiva.

La gracia que ha tenido para muchos esto de la epigenética es que generalmente se ha dicho que estas modificaciones epigenéticas son debidas al ambiente. Pero por ambiente no se debe pensar en si hemos crecido en campo o ciudad, o si hemos comido más o menos sano. Ambiente es nuestra historia de vida, todo, desde lo que hemos comido desde que nacemos, como nuestro cuerpo reacciona frente a cualquier nutriente / toxina, lo que respiramos, el deporte que hacemos, los antioxidantes o no que ingerimos, y como todos los parámetros se relacionan entre sí…todo. Hermanos gemelos que nacen con una misma mutación que producirá una enfermedad, por tener una historia de vida diferente, pueden desarrollar la enfermedad con años de diferencia, o incluso que uno la desarrolle y otro no.

Digamos que los cambios genéticos y epigenéticos se comportan como el juego del tira y afloja. Una suma de fuerzas cuyo resultado neto va a significar que se va o no a producir. Una mutación puede estar apoyada o totalmente reprimida por mecanismos epigenéticos. De ahí que para muchas enfermedades sin cura la mejor de las terapias sea la de llevar un estilo de vida sano, alimentación adecuada, deporte…y sin enfermedad también es muy importante cuidar a nuestro organismo. Se trata de evitar que además de los errores con los que nacemos y los que se producen por el paso del tiempo, no se produzcan añadidos por malos hábitos (tabaquismo, sedentarismo…) que puedan ser la gota que colma el vaso. Pero en esto de la epigenética no todo vale. 

Deformando los conceptos de epigenética. Error, muy grande.

Deformando los conceptos de epigenética. Error, muy grande.

¿Por qué? Por ejemplo la Bioneuroemoción (BNE) achaca cualquier enfermedad a desequilibrios emocionales. Según sus promotores, tu estado emocional puede hacer que aparezca un cáncer (ejemplo) de repente, y como según ellos tu estado emocional es la causa del cáncer, si recuperas tu equilibrio emocional tu cáncer desaparecerá de la noche a la mañana. ¿No os suena? Tu ambiente, tu historia, de donde proviene tu estado emocional actual, ha producido algo en tu cuerpo que lo ha llevado a enfermar. Y oye, si me preguntan por referencias de mis afirmaciones, digo que busquen epigenética y como verán que sale que el ambiente está relacionado con muchas enfermedades, pues “arreglao”. Para alguien sin conocimiento en el área puede sonar convincente. Pero no funciona así…

Directo con lo que más me afecta, mi campo de estudio, el cáncer. El cáncer como ya he dicho muchas veces requiere dos cosas. Modificaciones en los genes, de dos maneras. Modificaciones que potencian la actividad de oncogenes y modificaciones que reducen la actividad de genes supresores de tumores. De momento en todos los cánceres se han encontrado mutaciones causantes del tumor, y no solo una, decenas y cientos. Las modificaciones epigenéticas por si solas no son capaces de activar oncogenes y silenciar genes supresores de tumores, y sin mutación, el efecto de la epigenética se queda corto. Un cáncer no puede explicarse únicamente por modificaciones epigenéticas y menos con solo aquellas producidas por el estado emocional.

En la BNE indican como medida terapéutica que abandones a todo aquel que según ellos ha sido causante de tu estado emocional que según ellos te ha llevado a enfermar. Dicen que no lo vuelvas a ver jamás. Pues queridos amigos de la BNE, las modificaciones epigenéticas en su gran medida son permanentes e incluso pueden transmitirse a la descendencia. Vaya, que si tu estado emocional ha producido una modificación que ha causado un tumor, por mucho que abandones a quien sea, el cambio va a seguir ahí. Sacrificio inútil. Remarco que un único cambio no basta, debe haber muchos, y los mecanismos epigenéticos sin mutación no tienen el efecto suficiente como para producir una enfermedad.

Según la BNE, los locos no tienen cáncer. No con conscientes de su estado emocional y por ende no aparece esa enfermedad que según ellos solo se debe a eso, tu estado emocional. Afirma que alguien tenía un cáncer, y al día siguiente se volvió loco y se le pasó (la gente se vuelve loca de un día para otro y el cáncer pasa como un resfriado). Además, ¿qué es volverse loco? Hay muchos tipos de demencias. Pero vaya, que el cáncer es la segunda causa de muerte en esquizofrénicos, con pruebas y datos, no dicho como si te lo hubiera contado un amigo de oídas.

Afirman que no es necesario dejar de fumar, que si fumas pensando en Dios no te pasará nada. Ya mezclamos estado emocional con espiritualidad, además, se sabe con EVIDENCIAS, que fumar causa daño en el ADN, lo cual lleva a mutaciones y a incrementar en mucho el riesgo de padecer cáncer. Pero si mientras fumas piensas en Dios seguro que nada de eso pasa. Que los de la BNE ingieran plutonio radiactivo pensando en Dios, total, qué más da.

Evidence Word Cloud Concept in red capsY con eso basta. Estamos en la época de la información, pero estamos entrando en la de la sobreinformación. Cualquiera puede abrir un blog o una página y web y soltar la primero que se le ocurra, ¿Qué nos queda entonces? Aprender a distinguir entre las buenas fuentes y las que no se basan en ningún tipo de evidencia pero si en muchos tipos de creencia.

La salud es un tema complejísimo que poco a poco vamos descifrando con el paso de las décadas. Si alguien viene y te simplifica una enfermedad al máximo y te dice que el cáncer se cura oliendo un limón, huye. O mejor, pregúntale donde está la evidencia o la referencia de eso. Donde se ha demostrado que dos personas teniendo el mismo tipo de cáncer, tras una oler un limón, se ha curado y la otra ha muerto. Ahora sí, huye.

Si aquel que te simplifica la enfermedad hasta el rídiculo, además, gana algo de dinero, por poco que sea, con el tratamiento que te ofrece, huye. O mejor, denúncialo por estafador y ahora sí, huye.

Confía en aquello que se ha demostrado de forma objetiva, aquello que ha sido probado y demostrado en condiciones donde se asegura que lo que se dice no se debe a creencias o manipulaciones, sino a evidencias, donde se controlan la mayoría de variables. Eso sucede en todos los artículos científicos de biomedicina. Eso NO sucede en ninguna terapia alternativa. Y no lo entiendo, veamos…

Pongamos que lo que dice la BNE es cierto, que tras recuperar tu equilibrio emocional cualquier enfermedad, ya sea de origen vírico, bacteriano o fortuito (aunque según ellos solo son de origen emocional), desaparece y te curas. ¿Tan difícil es hacer un estudio clínico serio donde demuestres que solo aquellos que siguen tus consejos se curan y el resto no? Hay que ser muy, pero que muy hipócrita, para dejar morir a todos aquellos que no te conocen para pagarte por tus consejos y criticar mientras a las farmacéuticas. Además, si el estudio clínico sale a tu favor, serás multimillonario y salvarás millones de vidas.

¿Ha sucedido eso con alguna de las muchas “terapias alternativas” que existen? No, ¿por qué? Es más fácil engañar a unos pocos y sacarte unos euros, que apostar firmemente por aquello que predicas pero que ni tu mismo crees y demostrar ante el mundo entero que estabas engañando y jugando con la salud y esperanza de muchas personas.

Si te ha gustado o lo consideras útil, puedes votarlo en Menéame.

Anuncios

Acerca de Javier Fernández Díaz

Aprendiendo siempre cosas nuevas. Pasión por la ciencia.

Publicado el 13 abril, 2015 en Cáncer, Salud y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Más que por la crítica a la BNE que haces, que también, me ha encantado como explicas los conceptos de epigenética. Me han quedado muy claros! Fantástica entrada. A ver si se consiguen parar las barbaridades de estos personajes…

    Me gusta

  2. De verdad que deberían hacerse concurso de monólogos de pseudociencias porque hay algunas (como la BNE) que no me producen más que risa…

    Brutal entrada Javier, me ha encantado 🙂

    Me gusta

  3. muy buen post! la verdad es que las pseudociencias me irritan muchisimo (aunque mas sus seguidores irracionales). espero que nunca llegemos al punto de pagar pseudociencias con nuestros impuestos…

    Me gusta

  4. ¡Genial artículo! Aún tengo que leer los artículos que enlazas, para entender mejor cómo funciona todo el asunto. 🙂

    Sobre lo de que las modificaciones epigenéticas se transmiten a la descendencia, eso lo tienen muy claro los bioneuroemocionadores. Es, de hecho, su excusa para justificar todo lo que llaman “el transgeneracional”: si tu abuela tuvo un problema con tu abuelo y tuvo cambios epigenéticos, tu madre los heredará y te los pasará a ti, y por eso vas tú y enfermas de cáncer. O, por ejemplo, si tu hijo va y se toma por error veneno para ratas de un frasco que ponía azúcar, y se muere, eso es porque en la familia alguien ha muerto envenenado antes y ha transferido el problema epigenéticamente. La BNE ahora incide mucho más en que los problemas vienen por la epigenética transgeneracional, es mucho más fácil y rentable para ellos por varios motivos: no culpan directamente a la persona a quien tienen delante, se ahorran el problema de que les diga que no tiene el conflicto que le dicen y se aseguran de que algún familiar va a tener el conflicto que están adivinando. El transgeneracional en BNE ofrece muchas más salidas que tratar a la persona individualmente, y la epigenética es la coartada perfecta a la que achacar toda la herencia de conflictos emocionales.

    Lo más gracioso es cómo solucionan el cambio epigenético. Eso de que es permanente es para pringados. Según ellos, tomas conciencia y ya está. O haces una carta de duelo, rompes o liberas a tus ancestros, y ya puedes hacer una fiesta epigenética, porque no tendrás cáncer y habrás liberado a toda tu descendencia (sí, incluso aunque ya hayan nacido).

    Me gusta

  1. Pingback: Bruce Lipton: Novela ficticia usada como base “cientifica” por la Bioneuroemoción. | ScyKness

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: