Archivo del sitio

Ciencia en 1 minuto: “Dilución homeopática 30CH”

Hola de nuevo, queridos lectores.

En primer lugar agradecer a todos los que pasan por aquí que aún con mi larga ausencia el blog haya seguido creciendo en número de seguidores y de visitas, unas 30.000 mensuales, muchísimo más de lo que esperaba.

He iniciado una nueva serie de videos en YouTube y creo que es el momento ideal para volver a publicar en este blog. Se trata de una sección llamada “Ciencia en 1 minuto” y que como su nombre indica va a tratar de abordar diferentes conceptos y temáticas científicas en solo 1 minuto. Se inicia con nuestra “querida” homeopatía y explicando que es una dilución homeopática 30CH.

Sin más, os dejo el vídeo y espero que os guste / opinéis / critiquéis.

Un saludo.

Anuncios

La chispa de la vida y las propiedades emergentes

“Un término usado en ciencia, teoría de sistemas, filosofía, urbanismo e incluso arte, las “propiedades emergentes” o “emergencias” se refiere a esas propiedades que surgen del funcionamiento colaborativo de un sistema, pero no pertenecen a ninguna parte de él. En otras palabras, las propiedades emergentes son las de un grupo que no resultan posibles cuando cualquiera de los elementos individuales actúa solo. Las ciudades, el cerebro, las colonias de hormigas y los sistemas químicos complejos, por ejemplo, exhiben propiedades emergentes que sirven para ilustrar el concepto.”

Las propiedades emergentes definen la vida.

“La chispa de la vida” es un término que siempre he tenido en cuenta, por desgracia conocido normalmente gracias a los anuncios (hipócritas, ya hablaremos de esto) de Coca-Cola, pero creo que se le puede sacar mucho jugo a ese término, y es que sin duda, hace falta una chispa para la vida, una chispa de magia, que se puede llegar a reducir a una propiedad emergente.

Podemos encontrar propiedades emergentes en cualquier situación o sujeto relacionado con la vida. Partiendo desde la creación misma de vida. Ya hace muchos años se intentó, y se ha seguido intentando sin resultados, crear vida de forma artificial. ¿Cómo? Tratando de recrear las condiciones en la que suponemos que se formó, como preparar una receta de cocina. Si sabemos y disponemos de todos los elementos de los que está formada la vida…¿Porqué no podemos recrearla? ¿Qué nos lo impide? Es ese algo, esa magia, esa especie de pila o procesador invisible que guía y orienta todos los procesos metabólicos de un ser vivo, como si de un ordenador se tratase, ese algo que me fascina desde hace años.

No puedo evitar, al pensar en este tema, que no sabemos nada, a pesar de lo mucho que creemos que sabemos. El cerebro, una de las cosas más complejas que creo que existen actualmente, en realidad no es tan complejo si se mira en una disección. Una masa de neuronas conectadas, con otro tipo de células que soportan a las neuronas, vasos sanguíneos que las riegan…hasta ahí es sencillo, pero que es lo que hace, que cada humano, teniendo un cerebro diseñado bajo el mismo modelo, ¿actúe y piense diferente? Si nosotros tuviésemos la capacidad de crear cerebros artificiales, tened por seguro que todos actuarían de la misma manera frente a una determinada situación, al igual que sucede hoy con móviles, ordenadores, robots, coches…

Editado (02/10/2013): Tal y como comenta nuestro compañero Ángel ,el cerebro no se puede decir que esta diseñado bajo un mismo modelo, porque aunque es así en el momento de la gestación, la capacidad de cambio y alteración de este organo en base a nuestras experiencias y aprendizajes, es tan elevado que su estructura “final” (digamos final a la estructura que tiene en el momento de ser observado) se aleja del modelo creado genéticamente, lo cual explica las diferentes actuaciones de cada uno de nosotros.

Todo, absolutamente todo lo que nosotros creamos, funciona de manera simple con un sistema de receptores-efectores. Los receptores reciben determinadas variables externas e internas, y los efectores están preparados para responder a esas variables de una forma mecánica. Para hacernos una idea, un altavoz, está diseñado para que cuando tu le subes el volumen, el altavoz suene más fuerte, y eso es así siempre ( a no ser que se estropee). Pero la vida y todos sus procesos no funcionan igual, diseñados todos bajo un mismo modelo, todos funcionan ligeramente diferente, y eso, para mí, es la verdadera esencia de la vida, el saber que no estamos programados para responder de forma automática, el poder huir, de cierta manera, de nuestro control químico / hormonal que nos determina que hacer en cada momento, y cuando entramos en esta parte del tema, no puedo evitar poner de ejemplo el suicidio.

El suicidio en mi opinión es lo que mejor ejemplifica que tenemos cierto libre albedrío, el mejor ejemplo para afirmar que podemos escapar de ese control químico y automático de sistemas receptores-efectores. Nada, automáticamente nada en la evolución y se puede observar en todas sus diferentes creaciones, llevaría hacia todo lo contrario por lo que la “vida” ha luchado tanto, el mero hecho de vivir, pero nosotros podemos.

Las propiedades emergentes las encontramos a todas las escalas que conocemos, y el caso más sencillo es el de un reloj. La suma de las piezas de un reloj no da la hora, pero el reloj en si, lo hace. La diferencia es que el reloj ha sido diseñado por un humano inteligente, que conoce cómo interactúan diferentes piezas, y como llegar a un objetivo final. Pero…si cogemos todas las piezas que forman dicho reloj, y las dejamos dentro de una caja, sin mayor alteración…¿acabará dando lugar a un reloj que da la hora? Eso es la magia de la vida, ya que la vida no tiene ingeniero alguno, es sorprendente y a la vez espeluznante, todo lo complejo que somos…mucho más complejo de lo que somos capaces de crear actualmente…¿y se ha formado fortuitamente? No me atrevo a decir que ha sido azar, pero no puedo decir que haya sido lo contrario. ¿Estaría bien afirmar que todo es cuestión de azar, ya que ha habido tiempo y circunstancias cuasi infinitas? Pero…si dejamos las piezas del reloj en la caja y esperamos millones de años y la ponemos en millones de sitios diferentes…¿se formará el reloj? Lo dudo mucho, por eso mismo dudo mucho que la vida sea azar.

Editado (02/10/2013): Tal y como comenta de nuevo, muy correctamente nuestro compañero Ángel , no es comparable las piezas de un reloj, que tienen nula capacidad de por si solas, relacionarse e interactuar con otra pieza, en relación a moléculas orgánicas que tienen la capacidad intrínseca de relacionarse, formar estructuras, cambiar, e interactuar a lo largo del tiempo. Un muy buen apunte, tendríamos que buscar otra analogía que diese pie a dicho argumento.

Sea como sea, doy gracias a la “chispa de la vida”, a las propiedades emergentes, al azar, a la ingeniera invisible llamada “madre naturaleza”, porque gracias a una, o a la suma, o a la propiedad emergente derivada de la suma de los términos anteriores, puedo estar ahora mismo preguntándome estas cosas, disfrutando del principio de la conservación de la ignorancia: “cada respuesta da más preguntas”, y es que, hay acaso algo mejor, ¿que saber que las preguntas no terminarán nunca? Creo que para los curiosos, la respuesta es no, y es que es un principio, que no tiene final.

Un saludo compañeros de reflexión.

Javier Fernández.

Definición inicial extraída de : http://www.ehowenespanol.com

Una imagen inolvidable

“El cosmos está constituido por todo lo que es, todo lo que ha sido o lo que será. La contemplación del cosmos nos perturba. Sentimos un hormigueo en la espina dorsal, un nudo en la garganta, una vaga sensación, como si fuera un recuerdo lejano, de que nos precipitamos desde el vacío”

Así comenzaba el primer capítulo de la célebre serie Cosmos: un viaje personal, del astrofísico y divulgador científico Carl Sagan. ¡Qué palabras más profundas para empezar una maravillosa serie constituida por 13 capítulos!

En esta entrada me gustaría hacer especial mención de la relación mental entre esta celebridad y yo, así como también dar a conocer cómo la perseverancia en mí me cambió por completo. Pero, de momento, no sabéis a qué me estoy refiriendo. Esperen, observen y verán.

Hace unos 6 años, en el instituto, en la asignatura “ciencias para el mundo contemporáneo”, mi profesora se dispuso a enseñarnos algo de cosmología. Por aquel entonces, yo ya tenía mucho más conocimiento del que se me brindó. En una clase a oscuras, solamente iluminada por un proyector y con mis compañeros sentados a mí alrededor, íbamos observando diferentes objetos celestes. Primero estaban los planetas y sus respectivas lunas, que orbitaban alrededor de éstos y que, a su vez, todos los cuerpos orbitaban alrededor de una estructura esférica mucho mayor, nuestro Sol.

A continuación, venían las hermosas nebulosas, maravillas celestiales con figuras caprichosas fruto del estruendo inaudible de una estrella moribunda. Finalmente, aparecían las galaxias, representadas una por una. Hasta allí todo bien, pero yo intuía que la función no iba a acabar allí. Lo próximo fue un compendio de más de 10.000 galaxias en una sola diapositiva. Acto seguido, una lágrima se deslizó por mi mejilla. ¿Qué me estaba ocurriendo? ¿Tan bellas eran esas galaxias cuyas fotos no eran de una calidad excepcional? “Yo en aquel momento, no vi galaxias, solamente vi vida, y a gran escala. Esa lágrima era la impotencia materializada, la transformación de un sentimiento en algo tangible”.

Suelo pensar que los seres humanos, ni estamos solos, ni nunca lo hemos estado. Desde que en mi niñez escudriñaba y me interesaba por la astronomía, hasta ahora, nunca lo he puesto en duda. Para darle una perspectiva diferente y, de paso, soñar un poco (que observo que es un bien escaso), os ofreceré una nueva visión.

Se cree que el universo posee unos 13.800 millones de años. Nuevos descubrimientos afirman que las primeras galaxias se formaron hace unos 12.800 m.a., sólo 1.000 m.a. después de la formación del universo! Sin embargo, nuestro sistema solar se formó 9.000 m.a. después del Big Bang. Si en nuestra galaxia existe vida y, además, inteligente, aun suponiendo que sólo nosotros somos los únicos y pensando en que sólo una de esas galaxias que se formó 1.000 m.a. tuviese por aquel entonces un planeta con vida, si hace 9.000 m.a. se formó vida en alguno de éstos y ésta todavía permanece hasta nuestros días y, más aún, en alguno de esos planetas de alguna de esas galaxias se formó vida inteligente, y ésta ha sobrevivido hasta ahora, una infinidad de cuestiones surcan mi mente, como por ejemplo: ¿cómo debe ser? ¿En qué deben de estar ocupados? ¿Son capaces de visitar otros mundos? ¿Cuál habrá sido la naturaleza de esos contactos? ¿Establecen relaciones de amistad o de hostilidad? ¿Podrían haber venido con sus naves y haber registrado la formación de la historia de todo nuestro sistema solar? ¿O únicamente nuestra esfera azul? ¿Os parece excesivo grabar tanto tiempo? Y nuestros dispositivos de almacenaje de información…¿Recordáis cuando una gran máquina ocupaba un enorme espacio físico pero no almacenaba apenas información? Y ahora, los dispositivos son cada vez más pequeños y almacenan muchos más datos. ¿Os imagináis que un buen día una civilización extraterrestre se presente delante de nosotros y nos ofrezca la historia de lo acontecido en todo nuestro sistema solar?

Tanto hemos hecho nosotros, y en tan poco tiempo… No puedo ni imaginarme de qué sería capaz una civilización tan sólo 1 m.a. más avanzada que nosotros, y me parece que estoy poniendo una cifra extraordinariamente pequeña, ya que en el universo, no se barajan escalas temporales tan pequeñas. Pienso que cualquier cosa que encontremos está extraordinariamente más avanzada que nosotros o extraordinariamente más primitiva que nosotros (refiriéndome al conocimiento). La verdadera lotería, en mi opinión, sería hallar alguna que fuese similar en términos de desarrollo. Y ahora, dejando de soñar, toca poner los pies en Tierra y comentar la relevancia que tuvo en mí aquel día de clase.

Finalizada la presentación, hubo un enorme ruido de sillas en la sala (ya que tocó el timbre y tocaba cambio de clase) y escuché, ¡de milagro!, que la profesora citaba el siguiente nombre: Carl Sagan.

Acabadas las clases, me dirigí hacia mi casa, abrí el ordenador y puse su nombre, puesto que quería saber quién era ese señor. Una vez empecé a saber de él, me quise interesar todavía más, y os puedo asegurar que lo que me aportó fue una grata e innovadora visión del mundo. Desde entonces, se enriquecería mi perspectiva de todo aquello que me rodea. Nada volvería a ser lo mismo.

A día de hoy, doy las gracias por no haber pasado olímpicamente de este señor. Mi interés, mi curiosidad y mi perseverancia, así como un considerable toque externo de fortuna, hicieron que me interesase todavía más por el mundo que me rodeaba. Si no hubiese escuchado ese nombre, si se me hubiese pasado por alto, quizás a día de hoy no sabría nada de él. Me pregunto cuántas personas habrá, que no conozca, y que me puedan aportar un sentimiento y unos valores con tanta fortaleza como la que él me aportó. Esta ha sido mi lección de hoy. Espero que os haya gustado.

Un cordial saludo,

Adrián Ch.

Ciclo de conferencias Malaspina: “El estudio del zooplancton en Malaspina2010” + Reflexión.

Desde ScyKness queremos promover cualquier acto que acerque la ciencia a la sociedad. Y esto precisamente están haciendo algunos de los científicos que participaron en una expedición realmente importante, con el fin de principalmente conocer la biodiversidad marina, que sin duda, está muy atrasada respecto a la terrestre, aunque parece que puede sernos de mayor importancia que esta.

BARCo

Buque oceanográfico Hespérides

Como la cuarta del “ciclo de conferencias Malaspina“, que se están realizando en el recinto de Palma Aquarium, en Palma de Mallorca, la investigadora y participante de la expedición, Mariluz Fernández, nos hablará sobre el Zooplancton, sin duda, algo de vital importancia como ya sabéis, pues es una parte basal de la cadenatrófica.

¿Queréis saber más? Pues no tenéis más que asistir a la conferencia que se realizará el 12 de Febrero a las 20:00 horas y disfrutar de una conferencia que seguro que será interesante. Os dejo el anuncio oficial:

“La investigadora Mariluz Fernández de Puelles impartirá la cuarta conferencia del ciclo Malaspina2010, organizado por el IMEDEA.

Mariluz Fernández dará a conocer los diferentes estudios del bloque temático de zooplancton durante la expedición y la diversidad de esta comunidad tanto en superficie como en profundidad, donde gracias al avance tecnológico en el uso de nuevas redes de muestreo, se ha podido muestrear a esta escala global.

El zooplancton, por el lugar que ocupa en la red alimentaria marina, es la base de la mayoría de los seres vivos.

Tras la conferencia, se podrá visitar la exposición MacroMalaspina2010: Seres del océano.”

MALASPINACabe decir que ScyKness asistió a la anterior conferencia y que fue realmente agradable, y la visita a la exposición, que incluye un gran tanque de 3 millones de litros de agua salada y algunos condrictios, merece mucho la pena. Además, los ponentes no dudan en responderte cualquier posible cuestión que te haya podido plantear la conferencia.

Así pues, os animamos a asistir. Nos vemos el 12 de Febrero a las 20:00 horas en el recinto Palma Aquarium.

Reflexión

Al hablar sobre la cuarta conferencia, tras haber asistido a la tercera, no puedo evitar que me venga a la mente una reflexión.

Para alguien a quien le fascina la ciencia, le resulta muy difícil de comprender como puede la sociedad actúal tener tan poco interés en ella. Cuando asistí a la tercera conferencia, me sorprendió la poca asistencia que hubo. Pero me sorprendió otra cosa más aún, las ganas que le ponen, en este caso, IMEDEA, en hacer que la asistencia a la conferencia sea agradable, regalando lapices, caramelos, imanes, y siempre con una gran simpatía por delante. ¿Y que reciben? Escasas 15 visitas. Realmente me choca, que esten intentando divulgar la ciencia, algo que nos toca a todos, y de lo cual todos nos aprovechamos, y a la gente no le resulte interesante. Sin embargo, y aquí entramos en una opinión muy personal, la gente no duda en acudir a otros eventos, aunque haya que pagar, pero no a un acto científico, no vaya a ser que nos tachen de algo.

Por poner un ejemplo, en Mallorca no es que abunden las conferencias de este estilo, sin embargo, cuando nos enteramos de que se daban (no nos enteramos hasta la tercera) , y fuimos, no había ni un solo estudiante de biología, de ningún curso. Si no tienen interés los estudiantes…¿Quien lo va a tener?

Es algo que realmente me choca y me molesta, pues dice mucho de esta sociedad.

Para concluir, quiero agradecer a IMEDEA y con ello a CSIC, la gran labor que realizan, así como agradecer cualquier intento de hacer de la ciencia, algo más cotidiano y dar la oportunidad de que la sociedad se involucre mínimamente en ella. GRACIAS.

A %d blogueros les gusta esto: