Archivo de la categoría: Etologia

Etología: Las Orcas

Estimados lectores,

Existe un animal que para mí posee una inteligencia escalofriante. De entre un grupo amplio y selectivo de animales en los que me he centrado largo tiempo en saber cómo se desenvuelven en el entorno que les rodea, las orcas me han aportado una gran satisfacción.

Cuando era niño, soñé que me caía a una piscina donde había en ella una orca sumergida a gran profundidad. Ésta ascendía hacia la superficie y yo podía observar como una gran mancha difuminada, negra y fusiforme, con unos falsos ojos blancos y elípticos que se dirigían hacia mí. Nunca olvidaré esa secuencia que, por aquel entonces, me pareció terrorífica. Y es que cuando ves una orca, con esa mancha blanca (parche ocular), crees que realmente eso es el ojo; sin embargo, como muchos saben, el ojo está ubicado a un extremo y es realmente pequeño en relación a ésta.orca

Este animal está considerado como uno de los que más memoria posee. Además, cuando se dispone a cazar, a diferencia de muchos otros, lo hace en grupo. Este simple acontecimiento requiere del entendimiento por parte de los demás miembros sobre la situación que se les plantea así como una comunicación entre éstos y posterior realización del trabajo, en el que un simple error puede ser fatal.

Así pues, las crías, que requieren de un cierto aprendizaje para estar en harmonía con la manada, necesitan aprender diferentes estrategias de ataque, así como también entender que forman parte de un grupo y que sus acciones tienen consecuencias para la estabilidad de éste.

Una de las tareas primarias de una cría consiste en el varamiento  intencionado. Esta maniobra es sumamente peligrosa, debido a que el nuevo miembro puede quedar varado en la orilla cuando éste intenta atacar, por ejemplo, a una foca. Para poder dar caza a la foca cuando ésta se encuentra nadando, el cetáceo emite ondas de sonido a una cierta frecuencia, que al impactar con un objeto, le proporciona información acerca del tamaño y la distancia a la que se encuentra, así como también si vale o no la pena su captura. A este tipo de emisión y recepción de ondas sonoras a una cierta frecuencia recibe el nombre de ecolocalización.

Seleccionado ya el objeto de interés, la orca se dispone a dar caza. Para ello, realiza un estudio del terreno, evaluando las zonas más profundas de éste e intentando descartar las que lo son menos, debido a la posibilidad de que queden varadas. A gran velocidad, se dirigen hacia la presa, intentando esta última acceder lo más rápido posible a la costa para ponerse a salvo. En el caso de que la orca quede varada debido al exceso de velocidad, rápidamente se dispone a enviar señales de ayuda (mediante ecolocalización) a su madre, lo que hace que ésta responda accediendo a gran velocidad y en dirección a su cría. Cabe mencionar que los vínculos entre madres e hijos son muy fuertes en esta especie. Además, las orcas son muy generosas entre ellas,  pudiendo llegar a compartir el mismo alimento entre los diferentes miembros.

Una vez la madre se encuentra a su lado, le ofrece instrucciones sobre cómo salir airosa de la situación. Otro caso que también me ha llamado la atención es un varamiento intencionado por parte de una serie de miembros que conforman la manada. En este caso, unos pocos miembros de la manada acorralan a la cría forzándola a alcanzar zonas muy poco profundas, evitando que escape hasta que ésta consiga salir de la situación por ella misma.

Por si fuese poco, aún hay más. Se ha observado que en ocasiones eligen atacar a las crías de ballenas grises, cuando éstas se encuentran a gran profundidad junto a sus madres (suelen ir en grupos reducidos). Estos enormes animales, también cetáceos, pueden malherir a las orcas con solo un coletazo procedente de la aleta caudal. Así pues, éstas deberán de coordinarse y organizarse para atacar a la cría indefensa. Pero, ¿Cómo hacerlo? Una de las estrategias consiste en que una orca se ponga en medio de los dos ejemplares de ballenas, de modo que ello facilitaría que la cría se quedara aislada de su madre y a merced de las otras orcas. A pesar de ello, la estrategia que me parece extraordinariamente fascinante es la siguiente: se disponen a rodear a la cría y en lugar de seguir golpeándola e hiriéndola internamente, las orcas se suben encima de la ballena, intentando que esta se hunda y que no pueda salir a la superficie a respirar. A simple vista, el hecho puede parecer poco relevante; sin embargo, a mi me resulta de lo más interesante. Si uno se fija y analiza meticulosamente en lo que realmente hacen, difícilmente puede escapar a la admiración.

Para realizar la tarea de hundir al ejemplar, parece ser que las orcas son conscientes de que la ballena posee el mismo orificio respiratorio que éstas (anatomía similar), de modo que piensan que igual que las orcas necesitan salir a la superficie para respirar, también el mismo hecho será requerido por las ballenas (y así es).Si esto todavía les sabe a poco, esperen y verán.

Hace relativamente poco se obtuvo una grabación que a mí me dejó estupefacto, hasta tal punto que se me pusieron los pelos de punta mientras la observé. En dicha grabación, se puede observar a una foca que está ubicada encima de un bloque de hielo a la deriva, en la Antártida. Alrededor de dicho bloque, un grupo de orcas se dispone a diseñar un plan para que la foca se precipite al océano.

Como el bloque de hielo es grande, diferentes grupos de orcas se disponen a golpearlo usando diferentes zonas del cuerpo, intentando fracturarlo y, de hecho, lo consiguen, obteniendo diferentes trozos más pequeños y distribuidos en la zona próxima a la foca. La siguiente tarea consiste en la eliminación de dichos bloques, que dificultan las maniobras que aparentemente y previamente tienen pensadas para efectuar. Una vez retirados, los depredadores que acechan a la presa se disponen a nadar próximas a la superficie del agua a gran velocidad para crear una ola, con la intención de que ésta arrastre al ejemplar al agua.

Sin embargo, se dan cuenta de que el esfuerzo de una orca no es suficiente, así que se requiere del trabajo en grupo para poder obtener la recompensa. La cooperatividad vendrá con una gran dosis de coordinación, en la que un grupo de unos 4 ejemplares se dispone a nadar a toda velocidad y de manera exquisitamente coordinada hacia el reducido iceberg, creando una gran ola que acaba tirando la foca al mar, a plena merced de las orcas.

Después de todo lo comentado con anterioridad, una de las cosas que les diré, es que a día de hoy, me encantaría poder estudiar estos animales. Los cetáceos, con especial relevancia a los delfines, me resultan muy interesantes y misteriosos. Observar que tienen esa gran cabeza y luego pensar en la multitud de tareas fascinantes que realizan, para mí posee un valor incalculable. Con considerable frecuencia, me pregunto: ¿Qué deben de estar pensando? ¿Qué harían si tuviesen manos y pies para caminar? Muchas veces pienso que podrían ser mucho más inteligentes de lo que nos pudiéramos llegar a imaginar. En mi más humilde opinión, su estudio no sólo les ofrece un valor, sino que también nos ofrece una lección a nosotros mismos. El pensar que somos los únicos seres inteligentes (en mayúsculas) en este planeta podría tener fecha de caducidad. Espero que futuros estudios arrojen mayor información acerca de la vida de estas hermosas criaturas y que, de una vez por todas, dejemos de sentirnos solos en este vasto y asombroso Universo en el que nos ha tocado vivir.

 http://www.superdocumentales.com.ar/documental/46/la-orca

Con anterioridad, se observa un vídeo de National Geographic donde se detalla con mayor rigurosidad la vida de las orcas.

Espero que les haya gustado. Cualquier comentario a hacer es bien recibido.

Un saludo,

Adrián Ch.

Etología: El Ave Lira

Queridos lectores,

Si algún día tenéis la oportunidad de visitar el continente australiano y pasear por sus bosques, no os alarméis si escucháis el sonido de una motosierra cortando un árbol, es posible que sean víctimas del engaño de Menura novaehollandiae, más vulgarmente conocida como Ave Lira.superb_lyrebird_98498

Este Ave paseriforme posee un tamaño aproximado de 1 metro de longitud, con un discreto plumaje marrón y gris, patas largas y alas redondeadas. La cola es quizás la única porción de su cuerpo que no pasa desapercibida y resulta muy codiciada por su belleza. Poseen la capacidad de retraerla al igual que los pavos reales y está constituida por 16 plumas rectrices, siendo las dos exteriores en forma de lira, de ahí su nombre.

El desarrollo de la cola es de unos 7 años. En el ritual de cortejo, el macho despliega su cola retrayéndola hacia adelante y exhibiéndola. Después del acto de apareamiento, la hembra pondrá un único huevo en el nido. Sin embargo, retraer y exhibir la cola no es la habilidad más destacada de esta especie. El Ave Lira, con su diminuto cerebro, es capaz de imitar con gran precisión una gran variedad de sonidos que le llegan de sus alrededores. De algún modo, es un bioindicador de la actividad presente en las vecindades del lugar en el que habitan.

Así pues, es capaz de imitar una gran variedad de Aves que se encuentran presentes en la zona como, por ejemplo, a la cucaburra, cuyo complejo canto resulta un juego de niños para el Ave Lira, que es capaz de confundir a dicha especie cuando inicia el ritual de cortejo.

Resulta más o menos sencillo de entender que un ave sea capaz de utilizar su pico, laringe y cerebro para poder atraer a la hembra de su misma especie, puesto que se podría explicar que su cerebro ha estado programado evolutivamente durante millones de años para poder dar lugar a toda esa gama de sonidos. A pesar de ello, al inicio de la entrada he comentado que es capaz de imitar notablemente el sonido de una motosierra y, dichos instrumentos, no existían hace millones de años. Pero es que también es capaz de imitar otros muchos sonidos artificiales creados por el ser humano. Entonces, ¿Cómo es posible esa plasticidad cerebral en este organismo? ¿Cómo es posible que su cerebro interprete y sea capaz de reproducir dichos sonidos de manera clara? Considero que se ha de ser muy consciente de la dificultad mental y estructural que conlleva el entendimiento del medio ambiente circundante asociado a la realización de dichos sonidos y, no sólo eso, sino que al realizarlos, el Ave Lira ha de ser sumamente estricto y fiel a la interpretación de éstos, pues la selección sexual determinará si dicho ejemplar tendrá derecho a tener descendientes.

A continuación, les mostraré dos vídeos para que puedan ver y apreciar la belleza, en todos sus sentidos, del Ave Lira:

Ave Lira: Imitación de sonidos

Próximamente, habrá más entradas relacionadas con el campo de la etología. Comenten qué les ha parecido. Espero que les haya gustado.

Un Saludo,

Adrián Ch.

A %d blogueros les gusta esto: