Archivo de la categoría: Biología celular / molecular

Bruce Lipton: Novela ficticia usada como base “cientifica” por la Bioneuroemoción.

Pues yo era científico pero...me inventé un cuento que coló como ciencia jijijijejejeje

“Pues yo era científico pero…me inventé un cuento que coló como ciencia jijijijejejeje”

Emilio Molina me comentó ayer de la inexistencia de textos analizando el trabajo de un autor, Bruce Lipton, que muchas veces es empleado por la Bioneuroemoción como uno de sus pilares en cuanto a fundamento científico.

Lo cierto es que es muy difícil desmontar lo que se lee en páginas que se relacionan con la Bioneuroemoción, palabrerío inconexo, falto de sentido y definición. De una sola frase no se pueden obtener conclusiones, todo abierto a interpretaciones, de esa forma no se pillan los dedos. Pero eso no es suficiente para poder desmontar lo que comenta Lipton.

La forma más fácil de desmontarlo es caer en lo siguiente: Bruce Lipton era un biólogo molecular, con algún Science entre sus artículos publicados. Trabajaba sobre biología del desarrollo de células satélites del sistema muscular y esquelético. Tiene 34 artículos (que salen en la WOK) en este campo, todos ellos una calidad bastante aceptable. Por esto debería ser conocido Bruce Lipton.

¿Por qué lo conoce la Bioneuroemoción? Según la web www.epigenética.org “El asunto novedoso es que sus descubrimientos indican que la mente controla las funciones del cuerpo y eso implica que nuestros cuerpos pueden ser modificados a medida que cambiamos nuestra manera de pensar”. Primero, mezclan conceptos de cerebro y mente. Segundo, de las funciones del cuerpo si se encarga el cerebro, como de respirar, lo que no sabía es que si cambio mi forma de pensar cambiará mi cuerpo e igual me salen alas. Tercero, ¿Indican eso sus descubrimientos? NO, ninguno de ellos que haya publicado bajo el método científico.

biología

“La portada de mi cuento ficticio, to místico to guapo a ver si lo compran los magufos jejeje”

En 2008, cuando la carrera científica de Lipton había finalizado, por cosas de la edad o debido a componentes psicoactivos (no tiene otra explicación) Lipton escribió “La biología de la creencia”, de donde salen las tonterías que usan los Bioneuroemocionados como fundamento científico, pero aunque lo escribiera un (ex)científico…¡¡ESO NO ES CIENCIA!! . Un libro como tantos otros que se encuentran en el mercado, que se venden como científicos (y la palabra más usada en este es “Mágica”, muy científico el término) y son más ciencia ficción que los libros de Asimov o Verne. 

“La biología de la creencia” se subtitula: “La liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros”. El prólogo del libro tiene frases para enmarcar tales como: “Las diferentes disciplinas científicas tienen modos diversos de estigmatizar a los investigadores que nadan contracorriente. La historia de la ciencia está llena de ejemplos.” “no somos víctimas de nuestros genes sino los dueños y señores de nuestros destinos.” “la carga genética de todo ser viviente no sólo no determina las condiciones biológicas en la que se va a desarrollar, sino que ni siquiera es el factor condicionante fundamental. Lo que le condiciona como organismo vivo es su entorno físico y energético”. Gracias por el prólogo Ángel Llamas,  Profesor Titular de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos m de Madrid., sirve como lectura humorística, lo mismo que le pasa a la Biblia. Por cierto, ¿qué demonios hace un profesor de Filosofía del Derecho hablando de epigenética?

Vayamos al grano y después desmontaremos algunas frases que dicen que se pueden extraer del trabajo de Lipton, cuando en realidad NINGUNA DE ELLAS viene del trabajo científico de Lipton, todas vienen de su libro de ciencia ficción.

El tema de la epigenética ya se comentó en esta entrada, un breve resumen: La epigenética no quita ninguna relevancia a los genes, que permanecen como los principales responsables de la función celular y el error en estos la principal causa de enfermedad. Lo único que dice la epigenética es que sobre los genes no existe únicamente el factor hereditario, el ambiente juega también un papel en su regulación. Lo difícil es explicar lo que es el ambiente, y eso es lo que usan los Bioneuroemocionados para cargar a la epigenética cualquier cosa. Realmente sobre el ambiente afecta todo: Nuestra alimentación, situaciones de estrés o daño celular…

Pues bien, vayamos con algunas de las frases que se pueden leer sobre el “trabajo científico literario” de Lipton. Resalto que lo más gracioso es que se le considera según los Bioneuroemocionados como uno de los creadores de la Epigenética, cuando realmente en ningún momento trabajo en ese campo a nivel científico.

Vayamos con http://genteconconciencia.es.

  • “Dr. Bruce Lipton: Biólogo molecular norteamericano” Lo único cierto del párrafo que dedican a Lipton.
  • “Que descubrió que los genes no son más que un sistema de almacenamiento, como un “disco duro” que los seres vivos utilizan para transmitir información entre generaciones de individuos”. ¿Descubrió? Ninguno de sus artículos científicos muestra ese descubrimiento. Si cambiamos “descubrió” por “Se le ocurrió y sin querer demostrarlo decidió ponerlo en un libro”. Buen momento para recordar que Belen Esteban también ha publicado un libro, lo cual lo dice todo sobre la revisión de la calidad de estos, todo lo contrario sucede a la hora de publicar un artículo científico. ¿Quizá por eso paso de científico a autor de ciencia ficción?
  • “Observó que las células solo pueden actuar de dos formas: Atracción o huida, que en definitiva son las dos emociones básicas que también nos impulsan a los seres humanos: Amor o miedo, derivando nuestro comportamiento de ellas”. ¿Atracción o huída? Existen miles de funciones celulares: Crecimiento, proliferación, diferenciación, muerte celular (por autofagia, apoptosis, estrés reticular, fallo mitocondrial)…y esas son solo las básicas. Querer agrupar todas ellas en “Atracción o huida” es un intento de reducir lo complejo a algo extremadamente sencillo. ¿No os recuerda a aquellos que dicen curar el cáncer con bicarbonato? Obviando la dificultad del proceso. No mencionaré nada sobre el hecho de relacionar con los sentimientos humanos de Amor o Miedo: ¿esas son las dos emociones básicas que nos impulsan? A mí me mueve más la inquietud, veo que a ellos no.
  • “Bruce Lipton desarrolló así un nuevo área de la biología a la que llamó epigenética” El término fue acuñado por Conrad Hal Waddington en 1942 para referirse al estudio de las interacciones entre genes y ambiente que se producen en los organismos. ¡¡Bruce Lipton aún no había sido ni fecundado y ya había creado la epigenética!! Un genio.

123456Si tan buen científico es Lipton y sus estudios unos de los pilares de la Bioneuroemoción no sé porque no se mencionan sus estudios en Wikipedia. Fijaos en la imagen del lateral, parece una descripción de chiste. “los genes y el ADN pueden modificarse por las creencias de una persona”. Solo diré que muchos han creído firmemente poder volar y a la hora de verdad sus genes no les han dado esa capacidad, han acabado estrellados en el suelo.

  • “En sus investigaciones demostró que nuestra mente es la encargada de controlar todas las funciones corporales y que simplemente cambiando nuestra forma de pensar y de sentir podemos modificar nuestros genes -y por extensión- nuestro cuerpo.” Ninguno de sus 34 artículos prueba esa afirmación, eso lo escribió en un libro, no investigando.

En la otra joya de página http://www.epigenetica.org nos muestran algunos conceptos tomados del libro “The Biology Of The Belief” ¡¡OJO CUIDAO!! No había leído tanta tontería junta desde que tuve que informarme para escribir sobre los Bioneuroemocionados.

  • “Las células aprenden a través de la experiencia, de su contacto con el medio que las rodea, y luego guardan una memoria que les permite adaptarse mejor y anticiparse a los cambios en las condiciones. Es decir, ¡son inteligentes! Esta memoria incluso se mantiene intacta en las células de los órganos donados.” Más inteligentes que el autor de este texto seguro. Mezcla la memoria del sistema inmune (por eso habla de órganos donados) con el término memoria de los seres humanos.
foto234

“Pensamientos es muy místico, a ver con que rima…con medicamento. ¡¡Los pensamientos curan más que los medicamentos, se lo digo mientras miento!! Uy, ignoren esa última rima jojojo”

  • “Estudios del genoma han indicado que los seres vivos comparten sus genes no sólo entre individuos de la misma especie –a través de la reproducción– sino entre individuos que no son de la misma especie. Esto ha sido una adaptación evolutiva para aumentar la sobrevivencia de los seres vivos en el planeta ya que los genes son memorias físicas de las experiencias aprendidas por todos los organismos vivos.” Eso se llama TRANSFERENCIA HORIZONTAL de genes, lo cual sucede de forma muy común a niveles de vida inferiores como en bacterias, y menos veces en plantas. NUNCA en humanos. Muy útil para que después lo usen los Bioneuroemocionados para explicar el origen de enfermedades humanas.
  • “La idea de que los genes controlan la biología humana es una suposición que nunca ha sido probada, por el contrario, ha sido rebatida por las últimas investigaciones epigenéticas.” Pues para nunca haber sido probada todas las enfermedades debidas a un único gen se curan si el gen se arregla. Otras más complejas no se arreglan tan fácil, pero TODOS los tratamientos se basan en modificar la actividad de las proteínas, producto de los genes. Que cosas. Además, si no se ha demostrado…¿Por qué dicen que mis emociones han afectado a mis genes y por ello enfermo? Si los genes no pintan nada.
  • “El libro La Biología de la Creencia, de Lipton, promete ser la verificación científica de la unidad cuerpo-mente-espíritu.” CME, Cuerpo-mente-espíritu o Cuanta-Memez-Estúpida.F6MzBAmuSRDKJRHOblVYwTl72eJkfbmt4t8yenImKBVvK0kTmF0xjctABnaLJIm9

Desmontar argumentos inventados que no se basan en nada es difícil, desmontarlos se basa en demostrar que nada de lo que dice tiene sentido. Por desgracia, a muchos no les importa que tenga sentido o base científica, mientras les sirva para seguir engañando mejor no lo estudiamos en profundidad y lo ponemos como base científica para nuestro movimiento.

¿Habéis visto que de insensateces y frases totalmente ridículas que tiene uno de los “pilares científicos” de la Bioneuroemoción? Pues igual con todos los pilares.


Si te ha gustado esta entrada, tienes abajo un montón de botones para pulsar y divulgar. También puedes seguirme en Twitter y en Facebook.

“Prometedora” “vacuna” contra el cáncer de pulmón : ¿Qué es y como funciona? ¿Es tan eficaz?

Tal y como ha dicho Emilio Molina en Twitter hoy: “Debe haber alguna ley o algo sobre el tema: “ningún avance médico es tan prometedor como se muestra en los medios“”. Y eso mismo es lo que considero que está pasando con la “vacuna” contra el cáncer de pulmón (Vaxira) de la que tanto se está hablando.

Dejando de lado uno de los motivos por lo que tanto se habla de ella, la apertura diplomática entre EEUU y Cuba, lugar de origen de la vacuna, voy a dar mi opinión sobre si este tratamiento es tan “eficaz y prometedor” como muestran los medios.

POST 2¿Una vacuna contra el cáncer? “Las vacunas son un preparado de antígenos que una vez dentro del organismo provoca la producción de anticuerpos y con ello una respuesta de defensa ante microorganismos patógenos”, estrictamente no estamos ante una vacuna, ¿qué es Vaxira?

“Vaxira, es una vacuna terapéutica para el tratamiento del cáncer de pulmón de células no pequeñas. Contiene racotumomab adyuvado a hidróxido de aluminio.

Racotumomab es un anticuerpo monoclonal anti-idiotípico que al ser administrado induce en los pacientes una potente respuesta inmune específica contra gangliósidos glicolilados (NeuGcGM3) presentes en las células tumorales.”

Para entenderlo, Vaxira es un preparado de anticuerpos (no vacuna por definición) que se inyecta de forma subdérmica. Los anticuerpos presentes en la solución actúan como antígenos (lo que reconoce el sistema inmunitario a la hora de atacar). Resulta que esos anticuerpos son muy similares a unas estructuras presentes en el 90% de las muestras de cáncer de pulmón estudiadas, los gangliósidos glicolilados (NeuGcGM3). Estamos engañando al sistema inmune, incapaz de diferenciar entre los anticuerpos de Vaxira y los gangliósidos glicolilados (NeuGcGM3), los ataca a todos, afectando a las células tumorales que los poseen.

¿Es innovador esto dentro del campo terapéutico contra el cáncer? Sí y no. No porque anticuerpos usados contra el cáncer ya existen unos cuantos muchos como se puede ver en la tabla de esta revisión de Nature. Sin embargo, no conocía el caso de ninguno de ellos que actúe de este modo.

Ejemplo del tipo de titulares que informan sobre Vaxira

Ejemplo del tipo de titulares que informan sobre Vaxira

Los anticuerpos clásicos son diseñados para reconocer antígenos de una proteína que se sepa que es clave en el proceso tumoral, al unirse a la proteína esta deja de ser capaz de funcionar con normalidad, afectando al proceso tumoral. Vaxira o Racotumomab no actúa así, al ser exógenos, el sistema inmune detectará Racotumomab y producirá anticuerpos para su destrucción, lo cual también pasa con los “clásicos”, pero en este caso el proceso no dificulta la terapia como en el caso “clásico”, este ataque es la base de su efecto, ya que Racotumomab es tan parecido a los gangliósidos glicolilados de las células tumorales que el sistema inmune también ataca a estos últimos, afectando a las células tumorales.

Esta innovación, muy muy interesante desde mi punto de vista del desarrollo racional, ¿es tan prometedora y eficaz como se dice? ¿Qué consigue los pacientes que se tratan con Vaxira?

En su web indican su estadio clínico de mayor relevancia, tras pasar con éxito supongo un estudio de fase I en el que demuestran que su Vaxira no es extremadamente tóxico (tema que ya se trató en esta entrada). Es un estudio de fase II/III donde buscan evaluar la eficacia de Vaxira para tratar el cáncer de pulmón de células no pequeñas, uno de los subtipos más agresivos y mortales.

Es un estudio de 176 personas, randomizado y doble ciego: Los pacientes se distribuyen al azar en el grupo tratado o “placebo” y ni el médico ni el paciente sabe que compuesto se le está administrando, si Vaxira o si “placebo”. Un dato que considero relevante es que los 176 pacientes que se enrolaron en el estudio ya habían sido tratados y habían demostrado una regresión parcial o estabilización, lo cual es partir desde un punto más “sano” que tratar a pacientes que están en pleno proceso de la enfermedad. Remarcar también que en su web emplean el término placebo pero imagino que se refieren a tratados solo con la quimioterapia que se usa normalmente. Dejar a un enfermo de cáncer con placebo únicamente es muy poco ético y no se permite actualmente.

Supervivencia acumulada. Un 20% de los tratados con vaxira sigue vivo al cabo de 2 años. Un 10% sin Vaxira.

Supervivencia acumulada. Un 20% de los tratados con vaxira sigue vivo al cabo de 2 años. Un 10% sin Vaxira.

Los resultados no los considero tan “eficaces ni prometedores” como los medios indican. La esperanza de vida media desde que se inició el tratamiento fue de 6,8 meses en el grupo “placebo”, dato que ya muestra el triste pronóstico de esta enfermedad. En el caso de los pacientes tratados con Vaxira la esperanza de vida media fue de 8,2 meses. ¿Una mejora? Sí. ¿Prometedora? Un mes y medio más de vida no lo considero prometedor, aunque sí algo muy importante y valioso.

Los pacientes “placebo” estuvieron de media hasta 5,3 meses libres de progresión del tumor, momento en el cual seguramente el tumor se hiciera resistente y creciera hasta producir la muerte del paciente. En el grupo tratado con Vaxira este periodo sin progresión ascendió a 3,9 meses. ¿Una mejora? Sí. ¿Prometedora? Un mes y medio más de fase sin progresión no lo considero prometedor, aunque sí algo muy importante y valioso.

Lo que si hay que destacar es que solo un 10% de los placebos seguía vivo tras 24 meses de tratamiento, al tratar con Vaxira esa cifra sube hasta casi un 20%. Como se ve en la gráfica, la mayoría de los que sobreviven 24 meses se puede decir que sobreviven a largo plazo (hasta varios años después).

Con los datos sobre la mesa se puede decir: Vaxira es un tratamiento de los más eficaces a día de hoy para el tratamiento del cáncer de pulmón, ofrece de media un mes y medio más de vida a los pacientes y un 10% más de supervivencia a largo plazo , algo muy valioso, aunque no parece ofrecer una posibilidad significativa de curación en la mayoría, destino final de todo tratamiento. Pero Vaxira tiene tres aspectos muy positivos y que quiero remarcar en esta parte final. El tratamiento contra el cáncer es muy complejo y siempre hay que valorar y quedarse con todo lo positivo que encontremos

El primero: Todos sabemos los efectos secundarios tan desagradables de la quimioterapia y de la radioterapia. ¿Qué efectos secundarios tiene Vaxira? “Las reacciones adversas sistémicas más frecuentes han consistido en: cefaleas, escalofríos, temblores, sudoración, frialdad, disnea y malestar general. Estas reacciones se pueden presentar en las primeras 24 horas posteriores a la administración de Vaxira, son de corta duración y fácilmente controlables”. Firmo por ellas en comparación con las producidas por otros fármacos menos específicos como los de la quimioterapia convencional, efectos que he tenido la mala suerte de poder ver en un familiar.

POST1

El segundo: La quimioterapia y radioterapia suelen ser tratamientos muy duros para el paciente, ya no solo por los efectos secundarios: Pinchazos y vías cada pocos días, analíticas antes y después de aplicar la quimioterapia, irritación, quemaduras por la radioterapia… ¿Cómo se administra Vaxira? En dos etapas y con inyecciones subdérmicas, firmo por ellas en comparación con las intravenosas. Las etapas, como se puede ver en las figuras JJJJ, son inducción y mantenimiento. Inducción para alcanzar un buen nivel de seroconversión e inmunogenicidad ante el Racotumomab. Mantenimiento para prolongar la respuesta.

El tercero: Nuestro sistema inmune lleva millones de años perfeccionándose y adaptándose para combatir el cáncer, una enfermedad ligada a nuestra esencia pluricelular. La quimioterapia convencional trata de parar un proceso tan complejo como este actuando sobre una proteína clave, esto puede funcionar a veces, pero no es el camino. Apostar por la actuación del sistema inmune como protagonista es un acierto.

Y esta es la opinión de un servidor, cualquier pregunta que pueda surgir estaré encantado de intentar responderla.

______________________________________________________________________________________

Si la entrada crees que merece la pena, puedes menearla y divulgarla. ¡Gracias!

Si te ha gustado esta entrada, tienes abajo un montón de botones para pulsar y divulgar. También puedes seguirme en Twitter y en Facebook.

Bioneuroemoción: Deformando la epigenética.

Para evitar confusiones, se recomienda leer hasta el final.

Hoy quiero aclarar, de forma breve y concisa, en que consiste la epigenética (que ya comenté ) y por qué su deformación es uno de los pilares de la Bioneuroemoción, “terapia” que ya critiqué aquí.

sum_epigenetica_02La epigenética es una cosa que suena mucho últimamente y cuyo mal entendimiento puede hacer que casi todo pueda explicarse estilo: “Ah, pues por epigenética.” Y eso no es así, y debe aclararse para evitar que puedan apoyarse en la ignorancia en biología o genética de la población media para dar como válidas “terapias alternativas” que ni son terapias ni alternativas.

La epigenética estrictamente es todo aquello que sin implicar un cambio nucleotídico en nuestro ADN es capaz de regular la expresión génica. Para entendernos, nuestro ADN, nuestro código genético, está formado por más de 3 mil millones de nucleótidos, que pueden ser cuatro diferentes, Adenina, Timina, Guanina y Citosina.

Una mutación es un cambio en alguno de esos nucleótidos, por ejemplo, lo que de forma normal era una Adenina pasa a ser cualquiera de los otros tres. Eso dependiendo de donde suceda, puede hacer que un gen que antes producía una proteína, ahora la produzca mal y no sea funcional o hacer que se exprese demasiado, siendo normalmente el resultado de cualquiera de los dos casos la aparición de algún tipo de patología. Si no sabes cómo se produce el paso de ADN a proteínas hice estas entradas para ti.

Pues bien, a diferencia de la mutación, en los cambios epigenéticos no se ve ningún cambio en el código de nucleótidos, ningún cambio en las letras que forman nuestro ADN, pero, por suerte o por desgracia, la expresión ADN se puede regular de muchas maneras. Pueden unirse moléculas al ADN y regular su expresión (metilación) y pueden unirse moléculas a las proteínas que regulan el nivel de compactación del ADN (histonas). Esos dos mecanismos son los dos más comunes en alteraciones epigenéticas y los dos, sin producir cambio alguno en el patrón de nucleótidos de nuestro ADN, producen una reducción o silenciamento de la expresión de un gen. Que mecanismos epigenéticos produzcan una activación es muy poco común.epigenetica2

Desde hace mucho pero especialmente últimamente, y gracias a que se pueden estudiar los dos mecanismos más comunes de modificaciones epigenéticas (un ejemplo lo expliqué aquí), sabemos que muchas enfermedades son debidas o tienen un componente importante epigenético. Generalmente las modificaciones epigenéticas sin mutaciones no son causa directa de enfermedad, suele funcionar así: Una mutación que produce una reducción (no total) en la expresión de un gen, atrae y acaba produciendo modificaciones epigenéticas que, junto a la mutación, terminan produciendo el silenciamiento total del gen. Pero sin mutación no habría habido modificaciones epigenéticas y las modificaciones epigenéticas per se no son capaces de bloquear totalmente al gen. No podemos hablar de modificaciones genéticas y epigenéticas de forma exclusiva.

La gracia que ha tenido para muchos esto de la epigenética es que generalmente se ha dicho que estas modificaciones epigenéticas son debidas al ambiente. Pero por ambiente no se debe pensar en si hemos crecido en campo o ciudad, o si hemos comido más o menos sano. Ambiente es nuestra historia de vida, todo, desde lo que hemos comido desde que nacemos, como nuestro cuerpo reacciona frente a cualquier nutriente / toxina, lo que respiramos, el deporte que hacemos, los antioxidantes o no que ingerimos, y como todos los parámetros se relacionan entre sí…todo. Hermanos gemelos que nacen con una misma mutación que producirá una enfermedad, por tener una historia de vida diferente, pueden desarrollar la enfermedad con años de diferencia, o incluso que uno la desarrolle y otro no.

Digamos que los cambios genéticos y epigenéticos se comportan como el juego del tira y afloja. Una suma de fuerzas cuyo resultado neto va a significar que se va o no a producir. Una mutación puede estar apoyada o totalmente reprimida por mecanismos epigenéticos. De ahí que para muchas enfermedades sin cura la mejor de las terapias sea la de llevar un estilo de vida sano, alimentación adecuada, deporte…y sin enfermedad también es muy importante cuidar a nuestro organismo. Se trata de evitar que además de los errores con los que nacemos y los que se producen por el paso del tiempo, no se produzcan añadidos por malos hábitos (tabaquismo, sedentarismo…) que puedan ser la gota que colma el vaso. Pero en esto de la epigenética no todo vale. 

Deformando los conceptos de epigenética. Error, muy grande.

Deformando los conceptos de epigenética. Error, muy grande.

¿Por qué? Por ejemplo la Bioneuroemoción (BNE) achaca cualquier enfermedad a desequilibrios emocionales. Según sus promotores, tu estado emocional puede hacer que aparezca un cáncer (ejemplo) de repente, y como según ellos tu estado emocional es la causa del cáncer, si recuperas tu equilibrio emocional tu cáncer desaparecerá de la noche a la mañana. ¿No os suena? Tu ambiente, tu historia, de donde proviene tu estado emocional actual, ha producido algo en tu cuerpo que lo ha llevado a enfermar. Y oye, si me preguntan por referencias de mis afirmaciones, digo que busquen epigenética y como verán que sale que el ambiente está relacionado con muchas enfermedades, pues “arreglao”. Para alguien sin conocimiento en el área puede sonar convincente. Pero no funciona así…

Directo con lo que más me afecta, mi campo de estudio, el cáncer. El cáncer como ya he dicho muchas veces requiere dos cosas. Modificaciones en los genes, de dos maneras. Modificaciones que potencian la actividad de oncogenes y modificaciones que reducen la actividad de genes supresores de tumores. De momento en todos los cánceres se han encontrado mutaciones causantes del tumor, y no solo una, decenas y cientos. Las modificaciones epigenéticas por si solas no son capaces de activar oncogenes y silenciar genes supresores de tumores, y sin mutación, el efecto de la epigenética se queda corto. Un cáncer no puede explicarse únicamente por modificaciones epigenéticas y menos con solo aquellas producidas por el estado emocional.

En la BNE indican como medida terapéutica que abandones a todo aquel que según ellos ha sido causante de tu estado emocional que según ellos te ha llevado a enfermar. Dicen que no lo vuelvas a ver jamás. Pues queridos amigos de la BNE, las modificaciones epigenéticas en su gran medida son permanentes e incluso pueden transmitirse a la descendencia. Vaya, que si tu estado emocional ha producido una modificación que ha causado un tumor, por mucho que abandones a quien sea, el cambio va a seguir ahí. Sacrificio inútil. Remarco que un único cambio no basta, debe haber muchos, y los mecanismos epigenéticos sin mutación no tienen el efecto suficiente como para producir una enfermedad.

Según la BNE, los locos no tienen cáncer. No con conscientes de su estado emocional y por ende no aparece esa enfermedad que según ellos solo se debe a eso, tu estado emocional. Afirma que alguien tenía un cáncer, y al día siguiente se volvió loco y se le pasó (la gente se vuelve loca de un día para otro y el cáncer pasa como un resfriado). Además, ¿qué es volverse loco? Hay muchos tipos de demencias. Pero vaya, que el cáncer es la segunda causa de muerte en esquizofrénicos, con pruebas y datos, no dicho como si te lo hubiera contado un amigo de oídas.

Afirman que no es necesario dejar de fumar, que si fumas pensando en Dios no te pasará nada. Ya mezclamos estado emocional con espiritualidad, además, se sabe con EVIDENCIAS, que fumar causa daño en el ADN, lo cual lleva a mutaciones y a incrementar en mucho el riesgo de padecer cáncer. Pero si mientras fumas piensas en Dios seguro que nada de eso pasa. Que los de la BNE ingieran plutonio radiactivo pensando en Dios, total, qué más da.

Evidence Word Cloud Concept in red capsY con eso basta. Estamos en la época de la información, pero estamos entrando en la de la sobreinformación. Cualquiera puede abrir un blog o una página y web y soltar la primero que se le ocurra, ¿Qué nos queda entonces? Aprender a distinguir entre las buenas fuentes y las que no se basan en ningún tipo de evidencia pero si en muchos tipos de creencia.

La salud es un tema complejísimo que poco a poco vamos descifrando con el paso de las décadas. Si alguien viene y te simplifica una enfermedad al máximo y te dice que el cáncer se cura oliendo un limón, huye. O mejor, pregúntale donde está la evidencia o la referencia de eso. Donde se ha demostrado que dos personas teniendo el mismo tipo de cáncer, tras una oler un limón, se ha curado y la otra ha muerto. Ahora sí, huye.

Si aquel que te simplifica la enfermedad hasta el rídiculo, además, gana algo de dinero, por poco que sea, con el tratamiento que te ofrece, huye. O mejor, denúncialo por estafador y ahora sí, huye.

Confía en aquello que se ha demostrado de forma objetiva, aquello que ha sido probado y demostrado en condiciones donde se asegura que lo que se dice no se debe a creencias o manipulaciones, sino a evidencias, donde se controlan la mayoría de variables. Eso sucede en todos los artículos científicos de biomedicina. Eso NO sucede en ninguna terapia alternativa. Y no lo entiendo, veamos…

Pongamos que lo que dice la BNE es cierto, que tras recuperar tu equilibrio emocional cualquier enfermedad, ya sea de origen vírico, bacteriano o fortuito (aunque según ellos solo son de origen emocional), desaparece y te curas. ¿Tan difícil es hacer un estudio clínico serio donde demuestres que solo aquellos que siguen tus consejos se curan y el resto no? Hay que ser muy, pero que muy hipócrita, para dejar morir a todos aquellos que no te conocen para pagarte por tus consejos y criticar mientras a las farmacéuticas. Además, si el estudio clínico sale a tu favor, serás multimillonario y salvarás millones de vidas.

¿Ha sucedido eso con alguna de las muchas “terapias alternativas” que existen? No, ¿por qué? Es más fácil engañar a unos pocos y sacarte unos euros, que apostar firmemente por aquello que predicas pero que ni tu mismo crees y demostrar ante el mundo entero que estabas engañando y jugando con la salud y esperanza de muchas personas.

Si te ha gustado o lo consideras útil, puedes votarlo en Menéame.

Le diagnostican cáncer terminal. Le aplican el Liverpool Care Pathway. Una autopsia dice que no tenía cáncer. ¿Qué ha pasado?

Hace menos de 24 horas se ha publicado en el DailyMail una noticia que me ha chocado enormemente, traduzco (con libertad, porque vaya redacción más repetitiva y pesada) y comentamos después.

“Nuestra madre fue erróneamente diagnosticada de cáncer – entonces la dejaron morir“: La familia reclama que la autopsia post-mortem no mostró signos de cáncer y que murió de neumonía y de desnutrición en el hospital.

  • Los médicos dijeron a la familia de Margaret Hesketh que estaba llena de tumores.
  • Los familiares dicen que la pusieron en tratamientos para “moribundos” (Liverpool Care Pathway)
  • La suministración por gotero de hidratación y nutrición fue retirada seis días antes de su fallecimiento

Los médicos han sido acusados de dejar morir a una mujer después de concluir erróneamente que tenía cáncer terminal. Los médicos dijeron a la familia de Margaret Hesketh que era poco lo que podían hacer por la paciente de 70 años de edad, que tenía muchos tumores. Pero los hijos van a reclamar una investigación criminal esta semana tras ver los resultados de la autopsia.

La familia afirma que la paciente fue tratada según el Liverpool Care Pathway, un tratamiento que consiste en dejar morir con dignidad a pacientes desahuciados – según ellos se le retiraron los goteros de hidratación y nutrición seis días antes de morir.

La hija, Karen Masters, de 45 años, dijo: “Quiero una investigación criminal. Quiero que alguien me diga por qué una mujer de 70 años murió de esta manera. ”

La señora Hesketh entró al Royal Albert Edward en Wigan el 28 de octubre del año pasado con úlceras infectadas y síntomas de neumonía. Sus notas médicas remarcaron que estaba en “mal estado de salud general”: era fumadora que sufría de una enfermedad pulmonar y que había tenido un ataque al corazón hace 12 años.

Los médicos descartaron la cirugía para eliminar las úlceras porque temían que no sobreviviría la operación. Diez días después se convocó a la familia para informarles de que un escáner había revelado un cáncer avanzado. Una enfermera, supuestamente,  le dijo a la familia de la señora Hesketh que probablemente a la paciente le quedaban menos de tres meses de vida.

El 19 de noviembre dice la familia que se dio cuenta de que los tubos de alimentación e hidratación de la señora Hesketh se habían retirado y pidieron que se los volvieran a colocar. Según ellos, se les dijo que eso iba a causar sufrimientos innecesarios. Margaret murió seis días después. “Los médicos nos han destruido. Hemos tenido que sentarnos allí y verla morir, sin saber que ella en realidad no tenía cáncer terminal”.

Los hospitales fueron advertidos de eliminar el Liverpool Care Pathway en 2013 después de que salieran a la luz los casos “desgarradores” en las que los pacientes sufrían de deshidratación días antes de su muerte.

El hospital dijo: “Debido a la confidencialidad del paciente, no podemos dar más detalles, pero más información surgirá en la investigación pública, donde habrá una visión más equilibrada de los acontecimientos.”

“Podemos confirmar que desde julio de 2014, Wrightington, Wigan y Leigh NHS Foundation Trust decidieron ignorar el Liverpool Care Pathway con respecto a los pacientes.”

__________________________________________________________________________________________________________________________

Un momento, hay cosas no me cuadran en esta noticia y yo no conocía lo del Liverpool Care Pathway. Vayamos por partes como dijo el editor jefe. El caso sucedió en UK.

Una señora de 70 años acude por una úlcera infectada (visualmente desagradable pero no mortal) y síntomas de neumonía (solo síntomas, no se dice nada más). La veían en un estado de salud bastante malo generalmente y no quisieron operar las úlceras por miedo a la operación. Se le hace un escáner y se informa a la familia de que tiene cáncer, se le aplica el Liverpool Care Pathway que consiste en tratamientos paliativos e intentar que el paciente muera con dignidad (¿quitándole la alimentación?). Según la familia una autopsia no reveló signos de cáncer pero si de neumonía y desnutrición.

article-2364783-1AD4E03D000005DC-66_634x313Encuentro raro que un hospital falle al diagnosticar un cáncer y se desahucie al paciente sin confirmar el diagnóstico por otras pruebas, asunto que trataré al final. Pero lo que más raro encuentro es eso del Liverpool Care Pathway.

Por lo que he estado leyendo el LCP se desarrolló a finales de los 90 para intentar estandarizar los tratamientos paliativos ofrecidos a los pacientes en el estadio terminal. Se buscaba un final breve, sin sufrimiento y con toda la comodidad posible, tanto física como emocional. Si se consideraba terminal a un paciente, se le aplicaba LCP y se eliminaba el tratamiento no paliativo y los procedimientos invasivos para el bienestar del paciente. Claramente esto implicaba un ahorro en dinero, trabajo y sufrimiento, aunque como nada es perfecto, tenía algunas lagunas:

  • No era necesario ningún consentimiento informado para aplicar al paciente el LCP, aunque siempre se debe comunicar la situación al paciente y familiares. Pero teniendo en cuenta la ignorancia en términos médicos de muchas familias, si se recomienda LCP, posiblemente se acepte el LCP. Y la muerte no es algo que se pueda asegurar (a corto plazo)
  • Uno de esos tratamientos paliativos consistía en suprimir el suministro de fluidos y nutrición. Esto no debía ser una opción rutinaria, pero era aceptado si otorgaba algún beneficio o comodidad al paciente.
  • Se pagaba a aquellos hospitales que aplicaban el LCP, esta es una práctica común con todo tipo de tratamientos (farmacéuticas y dinero van muy ligadas), pero esto puede ser el motivo por el cual se aplique LCP a un paciente dudoso, y en toda duda siempre cabe posibilidad de error, un error que cuesta una vida.

Por lo que se ve, la segunda de las lagunas, el camino fácil digamos (sedación y supresión de fluidos y nutrición), fue escogido en algunas ocasiones innecesarias, provocando muertes cuanto menos ilógicas para los familiares. Tras salir los casos a la luz  y en vista de la poca aceptación del LCP (para la opinión pública se ahorra dinero, espacio y trabajo “dejando morir” a pacientes), el LCP dejó de aceptarse oficialmente en 2013. Durante los años que estuvo en marcha, 130.000 pacientes cada año eran tratados con los estándares del LCP. LCPReview

Entiendo pero no comparto el LCP. Es una manera sencilla de ahorrar dinero y trabajo público, a la par que sufrimiento a pacientes terminales. Pero la muerte no es algo que se pueda asegurar con exactitud, incluso en pacientes de cáncer desahuciados con metástasis variadas se han encontrado remisiones espontáneas que terminan con un paciente sano. A algunos pacientes que se les aplicó el LCP finalmente sobrevivieron a este y a la enfermedad, hecho que apoya lo que acabo de comentar. Eliminar el tratamiento a un paciente puede acabar con esas ínfimas (pero presentes) posibilidades de supervivencia, posibilidades que vale la pena intentar conseguir. Creo que con los medios que disponemos ahora, se debe hacer todo lo posible hasta el último momento por el paciente. Sí, eso cuesta dinero, pero también cuesta dinero público muchas otras cosas menos importantes que luchar por la vida de un paciente.

Para concluir, creo que esta noticia es muy delicada, mucho más de lo que lo consideran ellos  diría. Puede sentar precedente. Las autopsias solo se realizan en caso de accidentes o muertes dudosas, aunque a veces los familiares del fallecido pueden solicitarla cuando presumen que ha habido mala praxis. El cáncer es una de las enfermedades más duras que existen y la desesperación se apodera de las personas en esas situaciones. Temo que en la búsqueda de culpables por la muerte de un ser querido, esta noticia sirva de precedente para intentar encontrar culpable en la mala praxis o el mal diagnóstico de la enfermedad. 

Imagino que como humanos los errores existen, pero un cáncer terminal con metástasis no es difícil de diagnosticar a través de diversos métodos de scanning, me extraña mucho que haya sucedido y que la autopsia (que imagino han solicitado a una agencia externa al hospital) no muestre signos de cáncer. No comentan nada de que la autopsia haya encontrado tumores (aunque sean benignos) ni información detallada. Me faltan detalles para una noticia que trata un tema tan delicado.

No sé si nos encontramos ante un intento de los familiares de ganar dinero por indemnizaciones tras la muerte de un familiar o si de verdad es un caso de mala praxis. Intentaré seguir la noticia para ver si las nuevas informaciones encuentran las patas que le faltan a esta…

El tumor humano más antiguo del que se tiene constancia

-¿Teníamos cáncer los Neandertales?  -Déjame, que soy una réplica.

-¿Teníamos cáncer los Neandertales?
-Déjame, que soy una réplica.

Hasta hace dos años el tumor humano más antiguo del que se tenía constancia era de algún hueso egipcio, con un máximo de 4.000 años de antigüedad. Esto entre otras muchas cosas promovía el bulo de que el cáncer es una enfermedad moderna ligada a los malos hábitos alimentarios y ambientales de los seres humanos, tanto aditivo en la comida y tanto chemtrail no puede ser bueno eh…pues hace más de 100.000 años no había ni aditivos, ni chemtrails, pero si tumores.

El tumor humano más antiguo del que se tiene constancia ni siquiera pertenece a nuestra reciente y moderna especie, los Homo sapiens sapiens, pertenece a unos humanos con los que compartimos planeta una vez, los Homo neanderthalensis. Un tumor tan antiguo por desgracia solo puede ser descubierto si este había afectado a la única parte que con mucha suerte puede quedar tras el paso de tantos años, los huesos. Y un hueso de más de 900 muestras que se obtuvieron entre 1899 y 1905 en Krapina, cerca de la actual Croacia, es el protagonista de esta historia.

La datación de los huesos de esa zona indica que estamos ante huesos que tienen unos 120.000 – 130.000 años. La gran mayoría de huesos que se analizan tienen fracturas, eso es debido a varios motivos. La vida antes no era tan sencilla como ahora, el paso del tiempo afecta si o si a la calidad de un fósil, y además se ha propuesto que los Neandertales eran caníbales y se alimentaban de compañeros que habían muerto. Sin embargo, en uno de los huesos analizados, un fragmento de costilla, las marcas llamaron la atención de los investigadores.

El tipo de fractura y marcas en el hueso no parecían las debidas a un trauma o accidente, así que se sometió a la muestra a una radiografía y un experto (Dr. Morrie Kricun) en el análisis de huesos para el diagnóstico de tumores confirmó lo que los investigadores sospechaban, era un tumor óseo. Concretamente una displasia fibrosa, un tumor benigno que hoy en día es el tipo de tumor más frecuente en las costillas.

Esto se publicó en el año 2013 en la conocida revista PLOS ONE y aunque ya estamos en 2015, considero que es una noticia que debe estar presente en este blog. ¿Por qué? Porque considero que es una anécdota que puede dar que pensar.

Primero de todo como ya he explicado anteriormente, el cáncer es cuestión de mutaciones. Las mutaciones son cuestiones de divisiones celulares. Y las divisiones celulares son cuestiones de tiempo. Es por ello que cuanto más tiempo pasa más posible es que se acumulen mutaciones que puedan iniciar un proceso tumoral. Pero los Neandertales tenían una esperanza de vida de menos de la mitad que nosotros. Eso reduce las posibilidades de que aparezca un tumor, pero…journal.pone.0064539.g001

Si se ha encontrado en un espécimen de Neandertal, teniendo en cuenta que solo podemos ver los tumores óseos (porque las partes blandas desaparecen) y que se conservan huesos de muy pocos especímenes en relación al total que debió haber en su día…¿cual era la incidencia de tumores en esa población? Solo se conoce este caso, que puede ser casualidad o podría indicar que era más frecuente quizá de lo que es hoy en día en nuestra población.

¿Hemos mejorado nuestro sistema de defensa frente a procesos tumorales? Teniendo en cuenta que vivían menos (menos posibilidades de iniciar un proceso tumoral), que su ambiente era mucho más limpio que el actual (menos contaminantes que se sabe que pueden colaborar en el inicio de un proceso tumoral) y que su dieta contenía un nivel bajo de carcinógenos en relación a la dieta media actual…el hecho de encontrar un tumor me hace pensar que salvo casualidad, podía ser más común de lo que a priori puede parecer.

Es posible que con el paso del tiempo nuestro organismo haya incrementado el número de genes que se conocen como supresores de tumores, o reducido el de proto-oncogenes. El genoma del Neandertal por suerte está secuenciado y creo que podría salir un interesante trabajo / entrada comparando secuencias homólogas para genes claves en los procesos tumorales.

Además, hablando de tumores y antigüedad,  si dejamos a los humanos de lado el tumor más antiguo encontrado es de hace mucho, mucho, mucho tiempo. Antes de la era de los dinosaurios, mucho antes. Hace 350 millones de años en un fósil de pez en Ohio (Ojaio). Esto me lleva a la reflexión final con la que acabaré el post…

journal.pone.0064539.g003El cáncer, por desgracia y a diferencia de otro tipo de enfermedades como las bacterianas o víricas, se originó en el mismo momento en el que se originó la duplicación celular en un organismo complejo y pluricelular. Basta que el gen que regula la velocidad de duplicación sufra algún tipo de daño  o desregulación para dar lugar a los inicios de un proceso tumoral. Y desde ese día hasta hoy, el cáncer ha seguido apareciendo por cuestión de mala suerte (aunque siempre se pueden comprar más o menos papeletas) en todo tipo de organismos.

Tenemos la suerte de haber sido dotados con inteligencia y haber podido conseguir evolucionar hasta lo que somos hoy en día. Un grupo de animales sociales que comprende su entorno exterior, y su interior. Comprendemos la causa de nuestras enfermedades y con algo más de tiempo comprendemos el mecanismo que origina esas enfermedades. Con algo más de tiempo (y mucho dinero) se desarrollan tratamientos para curar esas enfermedades. El cáncer es una enfermedad arraigada al hecho de tener tejidos y órganos que necesitan renovarse y mantener células proliferando. El cáncer tiene unas raíces profundas, pero con algo más de tiempo, paciencia y dinero, se conseguirán arrancar.

 

La quimioterapia…¿un veneno?

Se escucha muy a menudo, tanto en la población general como en sectores científicos, frases del estilo: “La quimioterapia es un veneno”. “La quimioterapia mata más que cura”. “La quimioterapia no funciona”. ¿Estamos ante una conspiración de las farmacéuticas para dejar morir pacientes o realmente son sentencias sin evidencia ni razón? Vamos a intentar analizarlo en otro corto pero intenso post.

Según la Real Academia Española, la definición de veneno incluye, entre otras, estas dos definiciones:

1. m. Sustancia que, incorporada a un ser vivo en pequeñas cantidades, es capaz de producir graves alteraciones funcionales, e incluso la muerte.

2. m. Cosa nociva a la salud.

ffffSegún estas dos definiciones los fármacos que se usan en quimioterapia (y muchos que se usan para otras cosas) sí, son venenos. También lo es el agua o cualquier sustancia. La dosis (y no la sustancia) hace el veneno. Pero la vida es cuestión de matices y como no, en una época donde la sociedad decide usar las medias verdades o las verdades incompletas para hacer de ellas religiones y credos, toca matizar. Vamos a hablar de efectividad terapéutica, toxicidad y venenos.

Como ya comenté en esta entrada, en la industria del desarrollo de fármacos se funciona a base de una sencilla relación: riesgo / beneficio. Todos, absolutamente todos los fármacos aprobados tienen efectos secundarios, que se conocen y se describen en los prospectos, los tienen los fármacos para aliviar la tos y los fármacos quimioterapéuticos no son diferentes. La diferencia es la relación riesgo / beneficio.

Como entenderán, no es lo mismo el riesgo que tiene un resfriado común al riesgo que presenta tener un tumor. Es por ello que los fármacos para tratar resfriados deben tener unos efectos secundarios mínimos. Nadie va a morir ni a sufrir gravemente por un resfriado, no tendría lógica que eso pudiera pasar por tomar un fármaco para evitar el resfriado. Sin embargo, con el caso de un tumor, las posibilidades de que este crezca, produciendo metástasis y después la muerte del paciente son muy altas. Entenderán entonces que los graves efectos secundarios de la quimioterapia: cansancio general, náuseas, vómitos, pérdida de pelo, anemias…se acepten. Ante la posibilidad de ayudar a evitar la muerte, cualquier efecto secundario grave es aceptado.

Y les diré más…en oncología, por desgracia, la muerte como efecto secundario se acepta y se usan fármacos que pueden causar con la muerte del paciente. Pero también pueden curarlo, mientras que sin tratamiento el panorama no suele (por desgracia) ofrecer esa opción. Esto en el sector del desarrollo de fármacos se conoce como índice terapéutico. 6e49bfae2c1b79c8cd7415fbdd8a23f0.media.400x284

El índice terapéutico otorga información sobre la toxicidad de un compuesto pero en base a su efectividad. Se obtiene dividiendo la concentración del fármaco que se ha visto que causa “Serious adverse events (SAE)” o eventos adversos serios (coma, muerte, toxicidad grave) en un 50% de la población estudiada, entre la concentración que resulta eficaz y produce un efecto terapéutico (estabilidad del crecimiento tumoral o regresión parcial/total) en el 50% de la población. Cuanto mayor resulte este índice mucho mejor tanto a la hora de conseguir pasar los ensayos clínicos tan exigentes (y con razón) para conseguir llevar el compuesto al mercado como para los pacientes. Cuanto mayor sea el índice quiere decir que la concentración que puede ayudar a curar y aquella que puede matar están más alejadas, menos posibilidad de que se encuentren.

Los fármacos quimioterapéuticos actúan en su mayoría sobre procesos claves en la división celular. Todas nuestras células se dividen, pero las tumorales lo hacen a un ritmo más rápido, y eso es lo que se usa para combatir al tumor. Por desgracia, la oncología no es una ciencia exacta y se acaba afectando a todas las células, mucho más a las tumorales, pero también a las células sanas, y a ello se deben los efectos secundarios.

El problema es que la sensibilidad y respuesta a un fármaco no es la misma para todas las persona. Cada persona tiene una función hepática y detoxificadora diferente, unos enzimas diferentes, en resumen un metabolismo diferente, y todo ello puede resultar en que la absorción y respuesta al fármaco entre pacientes sea diferente. Aquí ejemplos de NTI, fármacos con índice terapéutico de 2. En oncología se considera como muy bueno un índice terapéutico de 4. Teniendo en cuenta el tener que dar dosis altas porque muchas veces una frenada en el crecimiento del tumor no implica posibilidades de cura y que el estado de los pacientes que son tratados con quimioterapia es ya débil de por sí (por el tumor y por los efectos secundarios), el uso de quimioterapia se puede considerar como un veneno, puede matar y es nocivo para la salud, pero en muchos casos es necesaria.

Harto de ver como la población general cree que no se ha avanzado nada en el tratamiento contra el cáncer, esta imagen que encontré por Twitter la guardé porque sabía que me vendría muy bien. Observen en la imagen inferior como ha evolucionado los índices de supervivencia de la gran mayoría de procesos oncológicos. ¿El motivo? Mejoras en cirugía, radioterapia y quimioterapia. La quimioterapia es clave, junto a la radioterapia y la cirugía, en el tratamiento de la gran mayoría de tumores para tratar de eliminar los restos que la cirugía no puede y se usa con ese fin muchas veces en combinación con la radioterapia. Para saber más de la radioterapia, recomiendo esta genial entrada.

B_w_s-RWEAACN-Y

El ser humano peca muchas veces de lo que se conoce como memoria selectiva. Solemos recordar los sucesos negativos, sin embargo, los positivos los consideramos como algo normal. Vemos lo positivo como lo que debe suceder. Ojalá fuera así.  Se recuerda mucho (cosa normal) los casos de pacientes que mueren después de ser tratados con quimioterapia pero no tanto aquellos que se curan. Piensen cuantos famosos recuerdan que se hayan curado frente a cuantos que hayan muerto por algún cáncer. Si la cosa (por desgracia) sale mal, la necesidad de buscar culpables puede hacer que pensemos que el culpable es esa pequeña molécula que trataba de destruir las células malas pero se pasó de matón, sin embargo si la cosa sale bien nos alegramos y la situación no se suele analizar, se busca olvidar y superar (cosa totalmente normal y comprensible).

Resumiendo, los fármacos quimioterapéuticos tienen un nicho especial en el sector de los fármacos, se les permiten efectos secundarios graves (incluida la muerte) porque la relación riesgo / beneficio tiene un matiz, la enfermedad a tratar es mortal.

Es cierto que queda mucho por mejorar en cuanto a especificidad e índices de efectividad de las moléculas empleadas en quimioterapia, pero hasta entonces, les aseguro que si la molécula se acepta y emplea es porque ha demostrado, tras muchos años de investigación, que su uso ayuda a curar más que a matar. Y eso es lo importante, y no dejarnos llevar por sensaciones o sentimientos, la objetividad puede ser decisiva a la hora de que un paciente elija si tratarse o no, y nadie debería elegir basándose en medias verdades.

La vida en el interior de las células [Vídeos]

Como biólogo celular que pasa gran parte de su tiempo estudiando que sucede y que cambia en el interior de las células a través de distintos experimentos, siempre me ha fascinado el pensar lo que realmente ocurre en el interior de las células. Imaginaros una cámara diminuta captando todo lo que ocurre en ese complejo mundo, un mundo tan complejo que no llegamos a descubrir en su totalidad por mucho que lo estudiemos.

Por eso he pensado que si hay algo que de momento pueda hacernos imaginar con lo que pasa realmente en el interior de una célula, son algunas animaciones realizadas por ordenador, que aunque sea a modo de documental, permite maravillarnos pensando que todo eso puede estar sucediendo en cada una de nuestras células. Y tenemos muchas.

En esta entrada recopilo (e iré recopilando) todos los vídeos que considere merecen la pena ver junto a un pequeño comentario sobre lo que más me ha llamado la atención. Están por orden descendente, los que más me gustan, arriba… Sin más…¡A DISFRUTAR!

________________________________________________________________________________________

Inner life of a cell: A este no le puedo poner ninguna pega, es de todos los vídeos que conozco, el mejor. Si tuviera que quedarme con dos momentos sería el del 3:50, cuando se observa como una proteína motora se desplaza por los microtúbulos, y el del 3:18 cuando uno de esos microtúbulos se está ensamblando. Todo eso conocemos que sucede, las cosas se mueven y ensamblan, el como debe ser fascinante.

Influenza animation: Un vídeo que promociona unos anticuerpos de una empresa para el tratamiento de la gripe. Lo bueno que tiene que hayan pagado por el es que la calidad es enorme, muy cuidado y completo. El mecanismo de un virus para infectar las células.

Powering the cell: Mitochondria: Una calidad muy cuidada y que representa bastante bien el increíble dinamismo que debe existir en el interior de las células. Un pequeño caos muy ordenado. Se centra en la mitocóndria, el órgano celular que nos suple de ATP.

Voyage inside the cell: Animación menos cuidada porque la longitud del vídeo es mayor, pero más detallada, un pequeño documental en inglés.

Journey into the cell: Animación de nivel medio pero algunos buenos detalles como esas histonas del minuto 2:15.

Inside the cell: Demasiado simplificado en mi opinión, pero sirve como repaso a los principales orgánulos y estructuras que encontramos dentro de las células.

________________________________________________________________________________________

Continuará…

El cáncer no existe.

Buenos días. Yo, que incluso tengo en mi biografia de twitter “Cancer Researcher”, vengo hoy a desmontar toda esta falsa. Ya está bien de millones de euros gastados en investigación en algo que no existe. De libros y libros de recetas anticáncer y de paparruchas. Voy a ir directo al grano y van a saber tras leer este corto post que el cáncer no existe.

Según Wikipedia el cáncer si que existe y lo define como:

El cáncer es una enfermedad provocada por un grupo de células que se multiplican sin control y de manera autónoma, invadiendo localmente y a distancia otros tejidos. Se conocen más de 200 tipos diferentes de cáncer.

Según MedlinePlus también existe el cáncer y lo define como:

Es el crecimiento descontrolado de células anormales en el cuerpo. Las células cancerosas también se denominan células malignas.

Wikipedia y MedlinePlus no aciertan. Les diré más: ¿Quieren saber cuando se descubrirá la cura del cáncer? Nunca. ¿Por qué? El cáncer no tendrá cura nunca ya que no es una enfermedad. Pero no amigos, no paren las rotativas y empiecen a preparar portadas sensacionalistas que tanto odio. El cáncer como enfermedad no existe. Al igual que no existe “sentimiento” como estado de ánimo.

Se está cayendo en el uso y abuso de creer que el cáncer es una única enfermedad que denominamos según el origen de la misma. Si se origina en el páncreas se le llama cáncer de páncreas, si lo hace en el estómago, cáncer de estómago. La cosa no es así y se debe aclarar.

Se ha simplificado mucho a la hora de explicar que es un cáncer, “un crecimiento de células descontrolado en el cuerpo”, y esa solo es una característica compartida. Wikipedia tenia razón en una cosa, aunque parcialmente. “Se conocen más de 200″…si, pero no son tipos de cáncer, son 200 tipos de enfermedades que se agrupan en lo que se llama cáncer. La simplificación, necesaria muchas veces, oculta la complejidad. Y el cáncer es una de esas cosas que debe informarse de que es compleja, muy compleja. 

Así luce un mapa de interacción entre proteínas en Drosophila. ¿Complejo? A mi no me lo parece... Guruharsha, K. G., Kankel, M. W., & Artavanis-Tsakonas, S. (2012). The Notch signalling system: recent insights into the complexity of a conserved pathway. Nature Reviews Genetics, 13(9), 654-666.

Así luce un mapa de interacción entre proteínas en Drosophila. ¿Sencillo? A mi no me lo parece…
Guruharsha et al. 2012.

Cada uno de esos 200 tipos no difiere únicamente en el lugar donde se origina, el proceso molecular y celular que provoca cada una de esas enfermedades puede llegar a ser radicalmente distinto, aunque muchas vías son comunes en diversos procesos oncológicos (mejor que llamarlo cáncer) de diferente lugar. No estamos investigando en la búsqueda de la cura contra el cáncer. Se investiga en la cura de más de 200 enfermedades distintas, que comparten que se basan en el crecimiento descontrolado de células, pero cuyo motivo de origen es distinto, cuyos mecanismos de crecimiento y progresión son distintos, y cuyos mecanismos creados para evitar su crecimiento son distintos. Si no fuera así, sería posible encontrar la cura para el cáncer, pero no, necesitamos como mínimo cincuenta curas.

Me molesta cuando comúnmente se cree que no se ha avanzado nada en el tratamiento de los procesos oncológicos. No llevamos 50 años investigando una enfermedad. Repartan el número de investigadores, recursos y años entre el amplio número de procesos oncológicos que conocemos. No hay un solo tipo de proceso oncológico en los pulmones, ni en el páncreas, ni en ningún sitio, por desgracia. Y es que la tendencia a simplificarlo todo lleva a pensar que la solución al problema debe ser simple y encontramos casos de personas que creen que el bicarbonato cura algo como el cáncer. O que el aroma de limón lo previene.

De acuerdo, se puede decir que el cáncer existe como agrupación de un conjunto de enfermedades, pero en la época que vivimos donde gran parte de la sociedad se basa en creer lo que se le dice y no informarse, las medias verdades llevan a la formación de creencias no del todo ciertas y eso es un error. Televisiones, periódicos, revistas, todas afianzando la idea de que el cáncer es “una enfermedad”. Ojalá, eso simplificaría muchísimo su estudio y tratamiento.

Al final, como todo en la vida, la historia se resume en que quizá, en lugar de que te enseñen conocimiento, es mejor que te enseñen donde obtenerlo, de esa forma llegar hasta el no se limita a los momentos en los que están enseñándote. Autoaprendizaje. De http://www.cancer.gov/ del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU…

Cáncer es un término que se usa para enfermedades en las que células anormales se dividen sin control y pueden invadir otros tejidos. El cáncer no es solo una enfermedad sino muchas enfermedades.

Estoy seguro de que algún día se encontrarán las curas contra todos los tipos de procesos oncológicos que conocemos. Pero hace falta paciencia, comprensión, y optimismo, la repartición de personal y recursos no frena la llegada de los tratamientos, permite que cuando lleguen, todo aquel afectado pueda tratarse, y no dependa únicamente de que su tipo de proceso oncológico sea el más común.

________________________________________________________________________________________

Si te ha gustado esta entrada, tienes abajo un montón de botones para pulsar y divulgar. También puedes seguirme en Twitter y en Facebook.

¿Se alimenta el cáncer de azúcar? Desmontemos ese mito.

El otro día leí una de esas entradas virales que comparte “I fucking love science” en las que hablaban de un par de mitos sobre el cáncer. La forma en la que se desmontaba el mito de que el cáncer se alimenta de azúcar me gustó mucho y parto de ese post añadiendo todo aquello que pueda aportar para traerlo a ScyKness. Entrada en la que me baso, de Oliver Childs en Cancer Research UK.

______________________________________________________________________________

La idea de que el cáncer se alimenta de azúcar está muy extendida y no es difícil encontrarse en tu círculo de conocidos más cercano el típico que sin evidencia alguna achaca el incremento en las tasas de cáncer al abuso de azúcar en la dieta.

Azucar-trsp¿De donde viene el mito? Pues como todos aquellos, de la ignorancia de la población general frente a temas medianamente complejos como el de la alimentación, y del engaño de aquellos que promueven los mitos, que se basan en lógicas confusas y en medias verdades (o medias mentiras) para causar impacto de forma sensacionalista en aquellos que les escuchan.

Llamamos azúcar de forma común a moléculas simples de azúcares como puede ser una molécula de glucosa o fructosa.  El azúcar blanco que todos conocemos y que tanto se usa hoy en día se llama sacarosa, y no es más que la unión de dos moléculas de glucosa. Otros azúcares o edulcorantes son combinaciones de glucosa con fructosa o con otro tipo de monosacáridos (la glucosa, fructosa y galactosa lo son, moléculas sencillas que no se descomponen en moléculas más simples).

Todos los azúcares son carbohidratos, moléculas formadas por carbón, hidrógeno y oxigeno. La diferencia es que existen carbohidratos de absorción rápida, como los azúcares sencillos mencionados, que al ser tan simples no tardan nada en absorberse y utilizarse. Por otro lado, todos esos carbohidratos no azúcares (así se indican en las etiquetas alimentarias) al ser más complejos deben hidrolizarse en azúcares sencillos, eso hace que su índice glucémico sea menor, es decir, que tardan más tiempo en pasar desde que se ingieren al torrente sanguíneo, permitiendo una absorción más lenta y un mejor aprovechamiento.

Si bien es cierto que en general es más recomendable consumir carbohidratos que no sean azúcares, vamos a ver como al cáncer realmente le da igual, son células y van a usar cualquier molécula que les pueda ser útil para obtener energía y nutrientes, no son selectivas, usarán carbohidratos, tanto aquellos que ya vienen directamente en forma de glucosa o fructosa (provenientes de la Coca-Cola, por ejemplo) como aquellos más complejos como los de pan, que aunque pasen por más procesos, seguirán finalmente convirtiéndose en glucosa y fructosa.

Es decir, las células, cancerígenas o no, usarán energía, normalmente azúcares (la molécula preferida por cualquier célula), aunque pueden usar otras como por ejemplo ácidos grasos. El mito también es arraigado por la engañosa lógica de que las células cancerígenas, al tener que dividirse de forma continua, necesitan más energía que las demás. Eso es técnicamente cierto, pero si no nos alimentamos para matar a las células cancerígenas, comenzaremos a usar nuestras reservas energéticas, grasa y proteínas, y tened por seguro que las células cancerígenas también lo usarán. No es una solución.

Si se ha demostrado que las mutaciones que transforman a una célula normal en cancerígenas acaban provocando cambios en el metabolismo que hace que su metabolismo energético sea diferente al de las células sanas, eso se está usando en investigación para el desarrollo de un fármaco conocido como DCA. Esta molécula se basa en que las células cancerígenas, al necesitar más energía, pueden bypassear (saltarse, atajar), el ciclo del Krebs (la ruta usual de obtención de energía) y usar la glucólisis, que se da en el citoplasma en lugar de en la mitocondria como el ciclo de Krebs, y que permite directamente la utilización de glucosa para obtener ATP, sin los pasos intermedios del ciclo de Krebs.

ATP

El DCA activa la mitocondria de las células cancerígenas haciendo que la glucosa vaya al ciclo de Krebs y no se produzca glucólisis. Esto provoca un déficit energético en la célula cancerígena que la puede llevar a parar de dividirse y morir. A las células normales, como la mitocondria ya está activa, parece no afectarles. Pero esta molécula está en procesos de investigación para su uso contra el cáncer, promete, sí, pero como tantas otras moléculas que finalmente resultan menos prometedoras cuando se prueban in vivo con la complejidad de un organismo como factor, solo queda esperar y apoyar la investigación en todos los campos que puedan aportar algo.

Pero volviendo al tema, el azúcar no es el problema, nuestras células no eligen que combustible usar para sobrevivir, prefieren el azúcar por su simplicidad, pero usarán cualquier molécula que pueda darles energía. Y no, el azúcar no es la causa del cáncer, la causa del cáncer son mutaciones que por un infortunio afectan a genes claves en la replicación celular haciendo que la célula mutada se divida mucho más rápido de lo que debería. El azúcar no produce mutaciones. Su ingesta no es la causa ni su no ingesta la cura.6604554f2

No vamos a negar, ni se puede negar, que una alimentación sana puede ayudar a reducir las probabilidades de que un cáncer aparezca, porque se puede reducir el nivel de moléculas oxidantes que si pueden causar mutaciones en las células, puede reducirse la ingesta de carcinógenos (moléculas con capacidad de causar mutaciones), también puede incrementarse la ingesta de antioxidantes y anticarcinógenos. Pero la dieta debe estar basada en ciencia y fundamentada en investigaciones sobre todas las rutas metabólicas asociadas a nutrientes, no de la simplicidad de decir que el azúcar es malo porque es refinado e industrial.

¿Un resumen de una dieta sana? La fruta, la verdura, la fibra, la carne blanca y el pescado es bueno. El exceso de grasa, de azúcar, de sal, el exceso de carne roja y de alcohol es malo. Si, todo en exceso es malo, la clave está en el equilibrio. Ni el azúcar, ni la grasa, ni la sal, son malas, su abuso sí. En el artículo mencionado en el primer párrafo mencionan dos artículos rigurosos donde se habla sobre el impacto de la dieta en el origen del cáncer y de que se debe tratar de comer mientras estás recibiendo tratamiento oncológico. Los recomiendo.

Resumiendo este complejísimo tema…el cáncer es una enfermedad compleja y multifactorial, así como poligénica. Muchos genes y muchos factores influyen en su origen y desarrollo. No debemos caer en los engaños de vendedores de humos. Si tras muchos años de investigación dedicada a esta enfermedad aún no se conoce todo sobre ella, tened por seguro que el el azúcar no es el problema ni la solución.

Existen muchos mitos sobre esta enfermedad que trataremos, pero todos funcionan igual: Una afirmación extremadamente simple que promete curar el cáncer. Todas basadas en la ignorancia (comprensible) de la población general frente a temas complejos como la biología. Todas basadas en el sensacionalismo. Todas basadas en la esperanza de todos nosotros de encontrar la solución a esta dura enfermedad…

La diferencia es que algunos buscamos la solución a través de la ciencia y de la evidencia, de experimentación y rigor. Otros lo hacen a través del sensacionalismo y el engaño, y contra eso, tolerancia cero.

 cabecera-fb
 
 

Tarceva contra el cáncer. Un investigador español quiere saber más, y os necesita.

Quedan 24 horas para que la campaña iniciada en Experiment por Jordi Tauler Vaillet cierre. Lleva un 85% de lo que necesita recaudado, y desde aquí lo apoyo en modo de difusión (económicamente más quisiera…). Le faltan 600$ aprox. Vamos con la ciencia del proyecto de Jordi Tauler Vaillet de forma corta que apenas tengo media hora.

Los muchos papeles de EGFR en el crecimiento tumoral.

Los muchos papeles de EGFR en el crecimiento tumoral.

Primero de todo el objetivo de su investigación es desarrollar moléculas que puedan ayudar a combatir la resistencia que se produce al medicamento Tarceva o Erlotinib (nombre comercial vs nombre de la molécula). Como curiosidad, el “ib” de Erlotinib indica que es un inhibidor de las Quinasas. Pero…¿cómo funciona?

Se ha descubierto que muchas células cancerígenas, incluidas las de pulmón, tienen mutado EGFR. EGFR es el “Epidermal Growth Factor Receptor”. Que lo tienen mutado significa que no necesitan de su ligando EGF (Epidermal Growth Factor) para activarse y lo hacen de forma continua. Esto se traduce en muchas cosas que favorecen al tumor, entre ellas una angiogenesis (creación de nuevos y más vasos sanguineos) continua. Si tenemos una masa creciente de células que se multiplican a una enorme velocidad entenderemos que necesitan una enorme cantidad de nutrientes para ello. Los nutrientes les llegan a través de los vasos sanguíneos. El objetivo de Tarceva es inhibir una fosforilación que SÍ que necesita (mutado o no) EGFR para activarse. El EGFR no mutado necesita el ligando para iniciar su activación mediante fosforilaciones. El EFGR mutado no necesita ligando pero sí las fosforilaciones. El asunto está en que inhibiendo la formación de nuevos vasos sanguíneos se corta el flujo de nutrientes al tumor y este, digamos que “muere de hambre”.

De hecho se ha demostrado que se forman microtumores muy a menudo en el cuerpo humano pero que la no formación de vasos sanguíneos que lo nutran hace que no crezcan y con ello que no sean “patológicos”. tarceva-mechanism-of-action

Bien, hasta aquí todo claro, pero hay unas pegas. Aparte de que Tarceva solo suele usarse en casos en los que EGFR está mutado (y hay muchas más mutaciones que desencadenan génesis tumoral), pensad que generalmente siempre se usan quimioterápicos (medicamentos en Quimioterapia) de forma combinada. Los medicamentos se inyecten como se inyecten acaban llegando al torrente sanguíneo y de ahí al destino, el tumor. Si cortamos el flujo de nutrientes a través de inhibir la angiogenesis también estamos inhabilitando la llegada de moléculas de los demás medicamentos, que en quimioterapia son muchos, tanto para combatir el tumor como para paliar los efectos secundarios, y más teniendo en cuenta que la especificidad en todo tratamiento de quimioterapia es bajo y afecta a muchas más células, no solo a las cancerígenas. Además, quiero mencionar que Tarceva es a día de hoy medicamento de segunda línea (cuando se adquiere resistencia al de primera línea, a la primera opción, se usan los de segunda línea) en un número de indicaciones (tipos de cáncer) bastante grande. Su uso de forma tan amplia se ve favorecido sin duda alguna por el gran potencial económico de Roche, la empresa que lo distribuye. Para cada indicación hace falta estudios clínicos MUY CAROS para poder usarse, la mayoría de empresas pequeñas y medianas no pueden permitirselos, y Roche sí, de ahí su amplia distribución en diferentes tipos de cáncer. Bueno, eso y que la lógica de cortar el flujo de nutrientes entra bastante fácil en la cabeza de los médicos.

Como curiosidad, también pueden usarse medicamentos ya aceptados para una indicación, en cualquier otra indicación siempre que el médico lo considere. Esto se llama uso “Off-label”. Fuera de etiqueta.

Pues bien, el asunto está en que como todo lo que crece muy rápido (ya sean bacterias o células cancerígenas), como por cada replicación el número de mutaciones se incrementa, la posibilidad de que aparezcan resistencias es muy alta. Y eso pasa también con Tarceva. El investigador español lo que sugiere es que gran parte (30%) de esas resistencias se deben a un mecanismo de splicing alternativo.

splicing_overview

Los genes están formados por exones e intrones. Los intrones digamos que son “inútiles” (para entendernos) y no forman parte de la proteína o del ARN formado. Pero los exones (que puede haber varios en un mismo gen) forman el ARN o proteína. Pongamos el caso de que tiene 3 exones. El 1, el 2 y el 3. Normalmente el ARN estará formado en este orden: 1-2-3. Pero con splicing alternativo puede formarse también así: 2-1-3, 3-2-1, 1-3-2…todos esos cambios repercuten en la forma de la proteína (en este caso del receptor EGFR) y puede provocar que ya no sea sensible al efecto de Tarceva.

El investigador Español cree en su hipótesis y quiere probarla, con el objetivo final de desarrollar una molécula que se pueda administrar a pacientes en esos casos e inhibir el splicing alternativo y con ello la resistencia que se desarrolla a Tarceva. Eso sí, teniendo en cuenta la longitud de los estudios hasta llevar una molécula a mercado, de aquí a menos de 8-10 años lo veo muy complicado por no decir imposible, pero por algo debe empezarse.

Desde aquí mi apoyo total a Jordi Tauler Vaillet por creer en su investigación y luchar por poder continuar con ella sea como sea. Os animo a todos los que podáis a ayudarle aunque sea minimamente (20€ es la donación más común). Pensad que sea cual sea el resultado de su investigación, lo que seguro se generará será conocimiento, y todo el conocimiento, tanto positivo como negativo (saber que algo no es culpable de otra cosa), genera nuevas preguntas y mayor posibilidades de entender esta enfermedad tan compleja que es el cáncer.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: