Archivo de la categoría: Cine y ciencia

Ex-Machina. Ex-maravillosa para mi mente. ¿Y para la tuya?

ex_machina_ver4Ex-Machina. Me encantó. Como algunos ya sabéis el hecho de que una película mencione a la ciencia en su trailer y este parezca más o menos decente crea en mí un noseque quequeseyo que hace que me sienta obligado a ir a verla con unas muy buenas expectativas. Ya advierto yo de que mis críticas no son objetivas porque el mero hecho de ver ciencia futurista y disfrutar de lo que seguro llegará de aquí a no mucho ya me aporta tanto que me nubla las críticas, pero considero que no debo ser el único friki al que le pasa eso así que vamos a comentar (sin spoilers) de que trata Ex-machina y que puede aportar al mundo de la divulgación, y de todo aquello que provoca en mi mente ver películas de las que te hacen pensar.

Protagonizada por Oscar Isaac (Nathan), Domnhall Gleeson (Caleb) y Alicia Vikander (AVA), el argumento es muy interesante. Nathan es un programador que ni el mismísmo equipo de Google entero, ha creado una empresa y desarrollado un buscador con el que se ha convertido en muchimillonario. A través de un “sorteo” organizado por Nathan, Caleb,  un programador joven y con una triste historia detrás consigue pasar una semana dentro de la mega mansión / centro de investigaciones de Nathan. ¿El objetivo? Realizar un test de Turing a la última creación de Nathan, AVA, una inteligencia artificial espectacular (y preciosa).

El test de Turing generalmente consiste en comunicarte con la máquina sin que el examinador sepa que es una máquina. Entonces se supone que si tras una conversación compleja el examinador cree que está hablando con un humano, la máquina ha pasado la prueba. Pero he aquí la parte que más me gusta de la película. Transforman el test de Turing, y en una de esas frases de esta obra maestra de guión, Nathan dice que la verdadera prueba es hablar con la máquina sabiendo que es una máquina y ver si aún así acabas creyendo que tiene conciencia. Me pareció un acierto absoluto de frase y totalmente aplicable a la vida real y a la investigación.

La película para mí tiene todo aquello que necesito, una dosis de ciencia, un suspense psicológico de los que te dejan pensando sin parar mientras dura la película (y después), una ambientación excelente y un trasfondo real. Una película con básicamente tres actores pero que no necesita más para hacerte volar la mente y absorberte durante y un buen rato después de la proyección. No es acción pero en tu mente se está librando una guerra que ni en Vietnam.

La preciosidad de la Inteligencia Artificial

La preciosidad de la Inteligencia Artificial

La película trata diversos aspectos relativos a los límites morales de la inteligencia artificial y que considero útil debatir por aquí, me encantaría que por primera vez se creará algún tipo de debate en el blog.

  • ¿Donde están los límites morales cuando se crea conciencia artificial? No parece haber ningún tipo de problema ético cuando tratamos con máquinas y conjuntos de chips que no van más allá…pero…¿y cuando se crea conciencia? Una mente capaz de pensar, de aprender, de sentir emociones (incluso físicas a través de receptores). ¿Que diferencia existe entre tratar con ese tipo de conciencias y tratar con humanos? ¿Tenemos la libertad para investigar, crear y destruir todas esas conciencias como un aparato más?
  • ¿Que puntos de la mente humana son necesarios incluir en la IA? Por ejemplo…¿consideráis necesario incluir sexualidad? En la película se considera que sin sexualidad no existe motivo para el contacto social y sin contacto social no se pueden desarrollar muchos procesos cognitivos como se crean en los humanos. Sin duda en la película la sexualidad juega un papel clave, pero…¿consideráis que en la realidad sería necesario?
  • ¿Cuales creéis que son las futuras aplicaciones que se buscan con la creación de IA? En la película me da la sensación de que esa pedazo de IA ha sido creada con el único fin de probar si podía crearse una mente humana totalmente artificial. Y no solo eso, incluso una mente humana insertada en un cuerpo humano totalmente funcional (hasta sexualmente). Creo que la creación de humanos androides no está en el punto de vista de la población actual (no le veo sentido), pero entonces…¿hasta donde se debe llegar en este tipo de investigaciones? ¿Se debe buscar la complejidad máxima? ¿Emular la estructura más compleja del universo? Eso nos lleva a los problemas del primer punto…
  • ¿Qué es exactamente lo que nos hace humanos? Si es posible crear un ser de materia inerte pero con la capacidad de razonar y de ser consciente de sí mismo…¿que diferencia existe con un humano? Siempre he pensado que lo que nos hace humanos es la mente. Quiero decir, existen humanos sin piernas, sin brazos, enfermos de todo tipo, pero…¿y cuando alguna enfermedad afecta a la mente? La personalidad, la conciencia, es algo que no se sabe donde reside o como surge, pero que sin duda es la pieza clave de nuestra existencia.
  • ¿Alguno por aquí capaz de definir conciencia? Para mí es una propiedad emergente y como tal no se puede explicar con la suma de las partes. Como todas las propiedades emergentes explicar el mecanismo por el que se originan es uno de los grandes misterios del universo (para mí) y el día que se resuelvan será el día en el que nada se le resista al conocimiento humano.

Teniendo en cuenta que el crecimiento científico (y mucho más el tecnológico) actualmente es más bien exponencial, ¿cuanto creéis que se tardará en desarrollar inteligencia artificial compleja? La tecnología va por delante de la ciencia y ambas por delante de la sociedad. ¿Está lista la sociedad para afrontar y aceptar a nivel legal y social los muchos cambios que se acercan? No solo a nivel de inteligencias artificiales, sino en general.

- Toma Caleb, una mente artificial. - Gracias tío.

– Toma Caleb, una mente artificial.
– Gracias tío.

El hecho de que la sociedad vaya por detrás de la ciencia y la tecnología…¿está limitando el desarrollo de estas dos? 

Me encanta la frase en la que Nathan, respecto al motivo por el cual ha creado lo que ha creado, responde que “la cuestión no era si hacerlo o no hacerlo, sino cuando. Es algo que iba a suceder tarde o temprano, entonces…¿porqué no hacerlo ya?” ¿Soy el único que piensa de esa manera en multitud de campos de la investigación? Trabas legales, éticas y morales, que jamás evitarán que llegue lo inevitable, solo lo retrasan. ¿Tal vez lo retrasan porque esperan a que la sociedad esté lista para tales avances?

Bueno, lo voy a ir dejando que dicen que más de 1000 palabras ya se hacen cansinas si la calidad del escritor no es top 10 (como es mi caso). He querido reflejar en esta entrada lo que creo que sucede en una mente curiosa. Cualquier cosa que te interese, cualquiera, puede remover tu conciencia (eso que no sabría definir) hasta hacerte pensar en decenas y decenas de preguntas. Cada respuesta a esa pregunta llevará mucho tiempo, y desde luego lo que me maravilla es que cada respuesta dará lugar a decenas de preguntas nuevas. Para aquel que lo desea, tenemos miles de enigmas que resolver y sabemos que nunca se acabarán. ¿Existe mayor motivo de felicidad o alegría? Saber que eso que nos mueve a casi todos, la curiosidad, nunca tendrá un fin.

Recomiendo ver la película Ex-Machina, me chocó ver que le daban tan pocas salas y además pequeñas a una película tan buena, pero claro, estaba 50 sombras del chuloplaya y claro…

Si tuviera que evaluarla le daría mínimo un 8,5 de 10, tiene esa pieza clave por la que voy al cine, hacerme soñar despierto y alegrarme pensando que aquello que hoy en día es ciencia ficción en un futuro (que espero vivir), dejará de serlo.

Puedes acabar pensando que visto lo visto, incluso tú puedes ser un ser con IA.

Puedes acabar pensando que visto lo visto, incluso tú puedes ser un ser con IA. Juegaco de palabras.

A %d blogueros les gusta esto: